El gorrión y la liebre

| |

 

 

Una liebre capturada por un águila sollozaba muchísimo y pronunciaba gritos desesperadamente. Un gorrión la reprendió y le dijo:

–¿Dónde está ahora la rapidez notable de tu pie? ¿Por qué tus pies fueron tan lentos?–

Mientras el gorrión hablaba así, un halcón de repente lo agarró y lo mató. La liebre se sintió consolada en su muerte, y antes de expirar dijo:

–¡Ah! Usted, quien últimamente se creía estar bien seguro y se burló de mi calamidad, pues ahora tiene una razón de deplorar una desgracia similar.–

 

No hay que burlarse de la desgracia ajena, pues en cualquier momento puede tocarle a uno también.

 

No hay que burlarse de la desgracia ajena, pues en cualquier momento puede tocarle a uno también.

 

 

Más…

Los monos y los dos viajeros

Facebooktwitterpinterest
Anterior

Los perros y la zorra

Los dos soldados y el ladrón

Siguiente

Deja un comentario