El camello visto por primera vez

| |

 

 

Cuando los humanos vieron por primera vez al camello, se asustaron, y atemorizados por su gran tamaño emprendieron la huída.

 

Pero pasado el tiempo y viendo que era inofensivo, se envalentonaron y se acercaron a él.

 

Luego viendo poco a poco que el animal no conocía la cólera, llegaron a domesticarle hasta el punto de colocarle una brida, dándoselo a los niños para conducirlo.

 

Es natural que lo desconocido lo tratemos siempre con recelo y prudencia. Después de varias observaciones podremos tener un juicio mejor.

Facebooktwitterpinterest
Anterior

La cierva tuerta

La víbora y la lima

Siguiente

Deja un comentario