Diógenes y el calvo

| |

 

 

Diógenes, el filósofo cínico, insultado por un hombre que era calvo, replicó:

 

-¡Los dioses me libren de responderte con insultos! ¡Al contrario, alabo los cabellos que han abandonado ese cráneo pelado!

 

 

Si regalamos un insulto, no esperemos de regreso un regalo menor.

Facebooktwitterpinterest
Anterior

El tocador de cítara

Hermes y el leñador

Siguiente

Deja un comentario