Liderazgo en Gestión de Personas

| |

 

Uno de los trabajos más difíciles que debe hacer un líder es la gestión de personal. Bien hecho, puede resultar  un equipo eficiente y productivo de trabajadores felices, mientras que mal hecho, puede crear resentimiento, mal ambiente, pérdida de productividad y pérdida de la moral del equipo.

 

¿En qué consiste la gestión de personas?

 

Gestionar significa no solo inspirar, motivar y alentar, sino también las tareas menos agradables de evaluar críticamente y posiblemente disciplinar a los miembros del equipo. Por lo tanto, los líderes deben ser hábiles para manejar los comentarios negativos y cualquier conflicto que pueda desarrollarse.

Administrar también significa tener las personas adecuadas con la experiencia y las habilidades adecuadas en los números correctos, en el lugar y en el momento correcto. Estas personas también deben saber qué se debe hacer, cómo hacerlo y cuándo . Esto puede ser una tarea difícil ya que no solo deben cumplir estos requisitos, sino que un buen líder también debe motivar a su equipo para que se apropie del proyecto.

 

¿Cómo puedo motivar a mi equipo?

 

Mostrar un buen liderazgo tendrá un efecto decisivo e inspirará a su equipo a seguir su ejemplo. Pero, hay ciertas cosas que puede hacer para motivar a su equipo aún más y una de las más efectivas es dar retroalimentación positiva.

La mayoría de las personas critican y notan los errores rápidamente, pero a veces descuidan reconocer el buen trabajo y los buenos resultados. Esta apreciación puede ser una herramienta muy poderosa en la motivación de los empleados. Así que no olvides usarlo en cada oportunidad.

Aquí  tiene  algunos consejos sobre cómo hacerlo de manera efectiva:

Sea específico en sus elogios: un “buen trabajo, José” en general está bien, pero es mucho más efectivo ser específico en sus comentarios, como “José: ese nuevo procedimiento que desarrolló para manejar las quejas es fantástico; realmente ayudó a mejorar nuestras calificaciones de Servicio al Cliente. ¡Bien hecho por pensarlo!
Hágalo de inmediato, no pierda una oportunidad; Si ve algo que vale la pena comentar, menciónelo “ya”. No esperes solo los grandes éxitos, felicita también los más pequeños.

A los equipos les encanta celebrar sus éxitos, así que no escatimen: acompañen los comentarios positivos con la ceremonia apropiada; esto no solo hará que el receptor se sienta bien, sino que también elevará la moral de todo el equipo. Dicho esto, distinga entre el nivel de reconocimiento de los logros grandes y pequeños: organizar una fiesta por cada pequeño éxito disminuirá el efecto de los grandes éxitos.

Sea sincero en sus elogios: asegúrese de que lo diga en serio cuando brinde comentarios positivos.

Hágalo público: a diferencia de los comentarios negativos, los comentarios positivos deben tener una audiencia pública, así que hágalo frente a un grupo tan grande como considere apropiado.

¿Qué sucede si las cosas van mal?

Desafortunadamente, parte del trabajo de ser un líder y dirigir a las personas es que también tendrá que manejar las cosas cuando las personas cometen errores o fallan en sus trabajos. Esta es una de las partes más difíciles de la gestión de personal y debe hacerse con tacto y habilidad. Aquí tiene algunos consejos para ayudarlo:

Hágalo en privado: es crucial que los comentarios negativos se den en privado: ¡nunca haga comentarios negativos frente a otros! Es poco profesional e ineficaz, ya que lo más probable es que avergüence a una persona y la ponga resentida y a la defensiva. A veces, puede ser inevitable, pero en general, trate de evitar una confrontación pública a toda costa. Tómese el tiempo para una reunión privada y haga arreglos para que no haya interrupciones durante ese tiempo.

No se apresure en un arrebato de emoción: si se siente enojado o molesto por una de las acciones de un miembro de su equipo, espere hasta que se haya calmado antes de acercarse a ellos para discutirlos. Controle sus emociones y planifique lo que va a decir; de lo contrario, puede decir algo en el calor del momento que luego puede lamentar o reaccionar mal ante algo que se le dice.

Concéntrese en la acción, no en la persona: recuerde…, criticar a la persona no ayuda a las tareas y simplemente crea una barrera para la comunicación. Es mucho mejor y más efectivo enfocarse en la situación y las acciones específicas que fueron objetables y en lo que desea cambiar. Simplemente decirle a alguien que tiene una “mala actitud” no ayudará a mejorar mucho las cosas: debe ser específico sobre qué acciones y decisiones le gustaría que cambien y mejoren.
No se demore, aunque puede no ser agradable, si necesita hacer comentarios negativos, lo mejor es hacerlo lo antes posible después del evento relevante.

Finalmente, no olvide mostrarle a la persona que todavía tiene fe en ella al final de la discusión. Esto refuerza el hecho de que no los está criticando personalmente, sino a sus acciones y desempeño, cosas que se pueden cambiar fácilmente. Dígales que todavía tiene fe en ellos y en sus habilidades, y esto los motivará a mejorar en el futuro.


Más contenido…

El pensamiento independiente y su importancia en nuevas oportunidades

Facebooktwitterpinterest
Anterior

¿Su hijo quiere ser YouTuber?

LA MADRE Y EL LOBO

Siguiente

Deja un comentario