La jirafa egoísta

 

Era un verano seco y casi no quedaba hierba para los herbívoros de la selva. Sólo en los árboles altos quedaban pequeñas hojas. Era casi imposible para la mayoría de los animales pequeños tener alimento.

Las jirafas que eran las más altas fueron contactadas por un grupo de animales bajitos para ayudarles a tener hojas de los árboles altos.

La jirafa se negó a ayudar y dijo con arrogancia que tenían muchas otras obras que hacer. Cada uno tiene que ayudarse a sí mismo, así que es mejor si pueden que trepen a los árboles y satisfagan su hambre. Todos los animales se sentían mal y decidieron no hablar con las jirafas nunca más.

Después de unos días, apareció la lluvia y la selva volvió a ser verde. Pronto las hierbas altas cubrieron la tierra seca. Un día, mientras todos los animales, incluida la jirafa, estaban tomando sol, un grupo de leones atacó. Como los pastos eran altos, otros animales lograron esconderse. Las jirafas que estaban a cierta distancia del resto no estaban al tanto del ataque. Ningún animal se preocupó por informarles y, debido a su altura, son presa fácil de los leones.

Y además…

Facebooktwittergoogle_pluspinterest

Plaza Toy Autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *