problemas de comparar a los hijos

Los problemas causados ​​por comparar a los hijos entre sí

By

 

Cada niño es único, y esto es exactamente como debe ser. Pregúntele a cualquier persona, niño o adulto, si le gusta ser comparado con alguien más y la respuesta será inevitablemente un gran “no”.

Entonces, ¿por qué comparamos a nuestros hijos entre sí? Generalmente hacemos esto porque de alguna manera sentimos que hará que nuestros hijos se estimulen y quieran rendir mejor. Pero, tiene el efecto contrario. E incluso cuando funciona, deja consecuencias negativas.

¿Qué podemos hacer para detener este hábito destructivo? Lo primero que  necesitamos es reconocer y admitir que hacemos esto, y luego hacer un esfuerzo consciente para cambiar nuestras acciones. Pero, ¿por qué es tan terrible comparar a los niños entre ellos? Estas son algunas de las razones por las que las comparaciones no deberían tener lugar en nuestra paternidad.

Las comparaciones hacen que los niños se sientan “menos que…”

La autoestima es un componente saludable para todos, y es esencial para todos los niños tener esto. Sin autoestima, su hijo sentirá que nunca acierta y será incapaz de lograr sus objetivos en la vida. Compararlos con otros niños hace que se sientan inútiles e indignos, lo que puede dar lugar a una actitud autodestructiva y a la desesperanza.

Las comparaciones causan rivalidad entre hermanos

Comparar a los hijos entre sí es una forma segura de avivar el fuego de la rivalidad entre hermanos. Los niños que se sienten inferiores a un hermano lucharán para recuperar ese poder y ese sitio. Sus niños nunca vivirán pacíficamente entre ellos si los comparan entre sí.

Las comparaciones causan que los niños pierdan respeto por sus habilidades únicas

Todos nacemos con diferentes dones y habilidades. Las comparaciones hacen que un individuo sienta que sus dones específicos no valen nada, y que deben abandonar esas habilidades en favor de buscar la gloria de otra persona. Resista la tentación de comparar a su hijo con otra persona, y le dará la capacidad de sentirse seguro de sí mismo de estar orgulloso de las cosas que ha logrado y del desarrollo de sus habilidades.

Las comparaciones causan una grieta en la relación padre-hijo

Imagínese trabajando para un jefe que constantemente lo critica y habla muy bien de su compañero de trabajo. Imagínese si él (o ella) constantemente lo cortara y deseara en voz alta que sería más y mejor  si fuera como su colega. Probablemente lo etiquetaría como un tirano, o peor, desearía dejar su trabajo lo antes posible. La sensación que tendría es cómo se siente su hijo cuando los compara de manera negativa con otros niños. No ponga una grieta devastadora en su relación al comparar a su hijo con otros.

Las comparaciones causan estrés interno

En el mundo en que vivimos hoy, el estrés está presente en cantidades ilimitadas. Hay demasiado de eso y, sin embargo, a veces creamos más a través de nuestras acciones. Comparar a su hijo le causará una carga de estrés que no podrá manejar, ya que se da cuenta de que nunca puede alcanzar la “dignidad en sus ojos paternos”. Recorte las comparaciones y aliviará a su hijo de ese problema innecesario.

Comparar niños nunca es una buena idea. Hay muchas maneras positivas de motivar a sus hijos, y compararlos con otra persona no es una de esas formas. Deje de comparar y elimine esto por completo de la vida de sus niños para que tenga la libertad de construir relaciones saludables con usted, con sus hermanos y consigo mismo. Este es un regalo que le durará toda la vida.


El Miserable
Facebooktwitterpinterest

DEJA UN COMENTARIO

Your email address will not be published.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Últimos post

Hot News