¿Cómo podemos los padres educar mejor a nuestros niños pequeños?

| | ,

¿Qué principios pueden aportar algo a los padres para la educación de sus niños  pequeños?

 

Como  padres, seguimos ciertos principios en nuestros roles. A menudo,  estos principios se superponen y todo lo que tenemos que hacer es reconocer y reforzar estas áreas

 

Preguntar adecuadamente

 

Cuando mi hijo salió de  clase un día, poco después de que comenzara el curso, le pregunté: «¿Qué hiciste hoy en clase?». El respondió: ‘Estornudé’. Me di cuenta de que si quería información útil sobre lo que había hecho en clase, iba a tener que cambiar mi línea de preguntas.

Aunque mi hijo tiene solo dos años (y las madres más experimentados que yo, no hubiesen hecho una pregunta tan amplia para empezar), preguntar a nuestros hijos a cualquier edad sobre lo que han hecho en clase es algo natural que hacemos muchos padres. Queremos saber que están felices , integrados, y que están aprendiendo. Hacer esto inmediatamente después de la clase es una buena estrategia, cuando las cosas aún están frescas y todavía estás en el entorno escolar.

Del mismo modo, los dibujos y manualidades que realiza el niño en clase, puede proporcionar un mensaje para hacer preguntas: ‘¿Qué (o quién) es?’; ‘¿Qué colores usaste?’; ‘¿Puedes mostrarme cómo lo hiciste?’; ‘¿Te gustó hacerlo?’; ‘¿Qué otras cosas te gustaron hoy?’; ‘¿Con quién jugaste?’; y así.

Las madres y padres queremos   que nuestros hijos  reflexionen sobre sus lecciones, pero especialmente con  niños pequeños, esta es una habilidad que hay que aprender. Dar unos minutos  para preguntar a los niños qué les gustó más o qué les ayudó, siempre es una buena idea. Es más beneficioso cuando se sigue con ‘¿Por qué?’. Para los niños muy pequeños, proporcionarles pautas pictóricas que ilustren los sentimientos, divertidos, emocionantes, interesantes, fáciles, duros y aburridos, etc., a menudo puede ayudar a obtener respuestas. Usar manualidades o libros de actividades para provocar reacciones también es útil. Posteriormente, la reflexión se convertirá en autorreflexión si se refuerza el hábito, permitiendo a los niños reconocer el valor de las actividades que les asignan en la escuela o guardería.

 

Reforzar el comportamiento deseable

 

Las lecciones de los primeros años deben contener temas y valores que son ampliamente deseables y no específicos de la cultura. Deben incluir compartir, ayudar a los amigos, pedir perdón y perdonar a los demás, enmendarse, aceptarse mutuamente, trabajar en equipo, turnarse y ser cortés.

En el aula, las actividades se pueden desarrollar fácilmente para incluir el turno y el intercambio, y fomentar el comportamiento educado y cooperativo, pero el maestro necesita brindar apoyo y aliento.

En casa, los padres deben enseñar a  los hijos que hablen cortésmente con los dependientes cuando van de compras, con las personas en ascensores, con conocidos cuando se saludan etc. , es una forma positiva de mantener el contexto real para ellos. Además, también sería interesante fomentar el comportamiento positivo al jugar con amigos o pedir algo.

Los niños no aprenden estos comportamientos automáticamente, sin embargo, son una parte esencial de ser un adulto completo. Comenzar temprano y reforzar este comportamiento dentro y fuera del aula generará beneficios positivos en el futuro.

Evitar calificar

 

Este es un aspecto de la educación de los primeros años, que muchas veces no se trata siempre por igual.  En algunos países, los niños son calificados y medidos en comparación con sus compañeros solo para entrar en una guardería o preescolar. Sin embargo, personalmente pienso que ésto es equivocación y también que nunca debemos  calificar a nuestros hijos en casa.

Cada niño tiene un rango de puntos fuertes, pero éstos no aparecen todos a la vez. La ausencia de calificación significa que los niños pueden desarrollar sus habilidades y probar otras nuevas en un ambiente relajado y natural. También significa que los maestros pueden pasar más tiempo de calidad ayudando a los niños a desarrollar esas habilidades sin sentir presión para asignarles una calificación.

En la escuela y al planificar lecciones, debemos tener en cuenta a todos los alumnos y sus diversas necesidades. Los niños encontrarán que el movimiento, la lectura, la escritura, la visualización y la entrada de sonido les ayudan a aprender. Los niños usan una combinación de éstos, y la forma en que los usan no es inamovible. A medida que los niños adquieren nuevas habilidades, desarrollan nuevas formas de resolver problemas y aprovechar al máximo las actividades.

Del mismo modo, en el hogar, los padres tenemos que proporcionar a nuestros hijos una variedad de materiales y juguetes para  niños que les permita experimentar con diferentes formas de aprendizaje.

 

 

Elogios, pero también esfuerzo

 

Dar elogios puede ser complicado. Tanto los padres como los maestros naturalmente que desean alentar a los niños e infundirles un sentido positivo de logro, pero esto a menudo toma la forma de elogios bastante genéricos, como «bien hecho» o «buen trabajo». Mientras que el elogio en sí mismo es alentador, puede ser mucho más efectivo cuando se enfoca específicamente.

Una forma de hacerlo es comentando lo que nuestro hijo hizo bien, como compartir, seguir instrucciones, ayudar a un amigo, dar una respuesta correcta o cantar bien. Esto muestra que un  padre  o un maestro aprecia ese aspecto particular, y al hacerlo lo refuerza como deseable .

Otro aspecto de la alabanza, que algunas veces se pasa por alto, es el esfuerzo. Para los niños pequeños, esto es al menos tan importante como el resultado. Elogiar el esfuerzo que han hecho demuestra que los apoyamos durante todo el proceso y notamos sus pequeños triunfos. Es importante tener en cuenta que los adultos tampoco hacen todas las cosas bien, pero el esfuerzo aún se aprecia.

 

Desarrollar la relación padre-maestro

 

Hay muchas formas en que la relación padre-maestro puede ser mutuamente beneficiosa. Los padres y maestros pueden compartir información valiosa sobre la personalidad de un niño. Los maestros pueden transmitir información sobre cómo el niño se enfrenta al entorno de clase. También pueden decirnos las fortalezas y habilidades adicionales que han descubierto a través de diversas actividades. Los maestros pueden mantener a los padres informados sobre el plan de estudios, incluidos los temas, que pueden  reforzar en el hogar.

Es más eficaz cuando los maestros y los padres se hablan cara a cara, pero ocasionalmente enviar correos electrónicos a los padres con breves comentarios puede ayudar a mantener la relación y fomentar un intercambio de puntos de vista más significativo. Mantener abiertas las líneas de comunicación para las consultas o la información de los padres ayuda a que la relación sea más equitativa, de modo que la información no vaya por un camino, como a veces sucede.

Finalmente, una de las formas más importantes para desarrollar y mantener una buena relación entre padres y maestros es simplemente mostrar reconocimiento mutuo. Si un niño ve a un padre y un maestro dándose las gracias, se refuerza el aspecto cooperativo. También es valioso que su hijo agradezca al maestro sus enseñanzas y que un maestro les agradezca a los niños por venir y aprender.

Plazatoy

Facebooktwitterpinterest
Anterior

El deporte adaptado y la rehabilitación

¿Cómo los juguetes infantiles pueden ayudar a mejorar la cognición?

Siguiente

Deja un comentario