Enseñar habilidades de autocuidado a niños con necesidades especiales

| |

Habilidades necesarias de autocuidado en niños con discapacidad

 

Las habilidades de autocuidado, son las habilidades que una persona necesita a diario para vivir de manera independiente. Incluyen habilidades de cuidado personal como comer, vestirse, bañarse, ir al baño y asearse

.
Enseñar habilidades de autocuidado de vida independiente es un proceso que comienza en el nacimiento y continúa hasta la edad adulta. Los niños con discapacidades, en ocasiones encuentran estas habilidades difíciles de realizar por varias razones diferentes. Sin embargo, los padres tenemos que conseguir  que nuestros hijos  adquieran estas habilidades lo mejor que puedan para vivir de la forma más independiente posible. Incluso si no pueden vivir de forma independiente, ser independientes en el cuidado de sí mismos nos quitará una gran carga a   cuidadores y padres. Por lo tanto, esta suele ser una de las meta  importantes para un niño con una discapacidad. Es por eso que es tan importante planificar lecciones de habilidades de vida independiente para niños con necesidades especiales. Seguidamente expongo  de manera orientativa y personal, algunas estrategias que puede usar para enseñar estas habilidades.

 

Los niños pequeños con discapacidad pueden muestrar dificultades en muchas áreas de desarrollo. Debido a estas demoras, es posible que necesiten ayuda adicional. Para que los niños reciban aceptación y adquieran la mayor independencia posible, es importante que las habilidades de autocuidado sean un enfoque durante los años de  preescolar.

 

Hay cuatro tipos principales de habilidades de autocuidado:

 

Autoalimentación. La mejor manera de desarrollar habilidades de alimentación independientes es aprender las etapas normales de desarrollo de la propia alimentación. Anime  a sus niños a practicar la alimentación desde la infancia. Comience ofreciendo  comidas con los dedos. Introduzca después el uso de una cuchara y un tenedor y déles a los niños suficiente tiempo para practicar. Deje que sean lo más independientes posible durante las comidas. Aliente a los niños a probar por sí mismos, pero bríndeles ayuda  cuando sea necesario para que no se frustren.Considere el uso de herramientas como las de la figura, para la transición al uso de cuchara..

recursos para mejorar la dispraxia

 

 

Vestirse . Motive  a sus hijos a vestirse y arreglarse solos (proporcione una asistencia mínima). Comience , alentándolos  a ponerse y quitarse los calcetines, subirse los pantalones después del cambio de pañales y  a pasar los brazos por las mangas. A medida que los niños crecen,  ayúdenlos en pasos desafiantes como abotonarse . Puede usar el muñeco de la figura para enseñar a sus hijos a abotonarse, subir y bajar cremalleras, cierres de velcro, lazada de zapatos etc.muñeca chiara

 

Higiene y uso del baño. Busque signos de preparación para ir al baño. Enseñe como  usar el inodoro para que  suban y bajen el asiento etc.  y se  laven las manos de forma independiente. También  los niños deben aprender cómo cepillarse los dientes después de las comidas. Esté preparada para brindar apoyo y ayuda si lo necesitan. Anime  a sus hijos  a que se encarguen de las rutinas diarias de higiene y de usar el baño de manera independiente. Ésto los ayuda a aprender cómo ser más independientes y autosuficientes. La hora del baño puedes hacerla divertida con algunos juguetes como los siguientes:juguetes de bebes para el baño

 

 

Los quehaceres cotidianos, como colocar la mesa y recoger los juguetes. Intente que sus  niños le  ayuden con la limpieza y el orsen desde el principio. Dele la responsabilidad de colocar servilletas o utensilios sobre la mesa. También pueden  comenzar a limpiar sus propios platos cuando tengan la edad adecuada para sostenerlos. Cuando los niños se involucran en tareas regulares, tienden a ser más independientes en la edad adulta.

 

 

Las habilidades de autocuidado cuestan tiempo y esfuerzo . El secreto del éxito es brindarles a los niños experiencias apropiadas para su edad y proporcionar los apoyos necesarios para  tener éxito. Las madres y padres, podemos   ofrecer oportunidades para que nuestros hijos  desarrollen habilidades de cuidado propio. Recuerde que los adultos son modelos importantes. Modelamos las habilidades de autocuidado; los niños aprenden mucho al observarnos.

 

 

Técnicas para promover las habilidades de autocuidado:

 

Profesionales. obtener ayuda de profesionales según sea necesario es importante.

Recompensas: otorgue recompensas al niño cada vez que realice una tarea de cuidado personal o una parte de una tarea. Las recompensas pueden ser comestibles, recompensas sociales, recompensas de actividad, recompensas materiales o incluso privilegios. También puede hacer  una tabla donde agregue una estrella todos los días si el niño completa las tareas de forma independiente. Al final del mes, el niño recibe una recompensa basada en la cantidad de estrellas que recibió. Use recompensas apropiadas: individualizadas, apropiadas para la edad y que ocurran en un ambiente natural.

Encadenamiento hacia adelante: encadenamiento hacia adelante o directo es el proceso en el que se divide una tarea en pequeños pasos y se comienza por  el primer paso. Luego haces que el niño dé el primer paso y completas el resto de la tarea. Luego enseñas el segundo paso. Después de eso, haces que el niño haga los primeros dos pasos y completes el resto de la actividad. El encadenamiento directo se usa generalmente para enseñar tareas donde el último paso es muy difícil.

Encadenamiento inverso: el encadenamiento hacia atrás es lo opuesto al encadenamiento hacia adelante. Aquí se enseña el último paso primero, luego el segundo y así sucesivamente. Por lo tanto, se debe seguir todos los pasos, excepto el último  y hacer que el niño haga este  paso final. El encadenamiento hacia atrás es más divertido para el niño, porque les ayuda a sentir que ellos fueron los que  completaron la actividad. Se usa con bastante frecuencia en el entrenamiento de habilidades de cuidado personal.

Repetición: la repetición es una de las mejores formas de reforzar y aprender una tarea. La mejor parte de las habilidades de cuidado personal es que se deben hacer todos los días, y con frecuencia más de una vez al día.

Adaptaciones: A veces, la planificación de lecciones o un plan  de habilidades de vida independiente no es suficiente. Es posible que algunos niños con necesidades especiales, especialmente los niños con discapacidades físicas, necesiten que se les enseñe una forma adecuada de realizar la tarea.

Adaptación del entorno: algunas adaptaciones en el entorno que pueden ayudar.  Una silla de baño, un lavabo bajo o  mantener la ropa y otras pertenencias del niño a una altura accesible promoverá la independencia y facilidad en las tareas.

Equipo adaptable: hay muchos equipos adaptativos diferentes que pueden ayudar a un niño con necesidades especiales a ser independiente. Las cucharas modificadas  y la ropa modificada son algunos ejemplos.

Establecer una rutina. Las rutinas desempeñan un papel fundamental en la formación de habilidades de autocuidado. Por ejemplo, ponerse una chaqueta antes de salir a jugar al parque es una habilidad de cuidado personal que se realiza rutinariamente antes del juego al aire libre. Cepillarse los dientes después del almuerzo es otra habilidad de auto cuidado que es parte del horario diario.

Aprender, debería ser el enfoque. A un niño con una discapacidad puede llevarle más tiempo el que domine estas habilidades. La persistencia y la consistencia son las claves del éxito.

 

 

 

Facebooktwitterpinterest
Anterior

Sugerencias sobre Juguetes para Bebés y Niños con discapacidad visual

Comer fuera de casa

Siguiente

Deja un comentario