El Martillo y su Sueño, cuentos para niños

| | , ,

[vc_row][vc_column css=”.vc_custom_1502529981371{margin-top: 0px !important;padding-top: 0px !important;padding-right: 35px !important;}” offset=”vc_col-lg-9 vc_col-md-12″][vc_column_text]cuento infantil del martilloEn un pueblo pequeño y lejano, muy lejano, había un pequeño martillo que tenía como sueño ser un hermoso perro, y como escuchó que en lo más alto de la montaña del pueblo existía un mago que podía hacer su sueño realidad, decidió ir a buscarlo para cumplir lo que más anhelaba.

 

El martillo, sin temor alguno, emprendió un viaje en el que tuvo que pasar por un bosque encantado que lograba asustar hasta al más valiente, pero con el gran valor dentro de su corazón pudo atravesarlo y continuar con su aventura en una cueva atrapada donde encontró una perrita a la cual logró rescatar y ésta, agradecida, decidió acompañarlo en su viaje.

En el largo camino, entre juegos llegaron a convertirse en grandes amigos y el martillo sentía que nada podía detenerlo en el camino a su sueño, ni los inmensos ríos y grandes montañas que aparecían frente a ellos.
El mago al verlos se mostró asombrado ya que casi nadie lo visitaba, y les preguntó qué hacían allí.
El martillo, tembloroso, le respondió que quería ser un perro y el mago le contestó que sí, pero con una condición: que dejara a su amiga a cambio del sueño.
El martillo no lo pensó ni una vez y dijo que no ya que nada vale más que su mejor amiga, y el mago al ver sus sentimientos se compadeció y lo transformó en un hermoso perro, y así contentos se fueron los dos perros.

 

Hoy en día el pueblo los sigue viendo jugar a ambos muy felices, sin que nada pueda separarlos.

Más contenido…

 

[/vc_column_text][/vc_column][vc_column el_class=”sidebar” css=”.vc_custom_1502529975397{margin-top: 35px !important;margin-bottom: -35px !important;padding-right: 15px !important;padding-left: 15px !important;}” offset=”vc_col-lg-3 vc_col-md-12″][vc_widget_sidebar sidebar_id=”sidebar1″][/vc_column][/vc_row]

Facebooktwitterpinterest
    Previous

    Cuando los Moais Caminaban. Leyenda de Chile

    Las excursiones escolares y sus beneficios

    Next

    Deja un comentario