El flautista de Hamelin

| | ,

[vc_row][vc_column css=».vc_custom_1502529981371{margin-top: 0px !important;padding-top: 0px !important;padding-right: 35px !important;}» offset=»vc_col-lg-9 vc_col-md-12″][vc_column_text]dibujo del flautista de hamelinHabía una vez una ciudad que se llamaba Hamelín donde todos sus habitantes vivían felices, o, al menos, hasta que llegó una invasión de ratones.

 

Los ratones acababan con todas las cosechas y la gente tenía miedo de quedarse sin reservas para los próximos meses. Es por ello que el alcalde de la ciudad ofreció dinero a la persona que consiguiese deshacerse de todos los ratones.

De entre los que aparecieron, destacaba un flautista que se comprometió a acabar con la invasión. El alcalde aceptó y el flautista empezó a tocar su flauta. Poco después, los ratones empezaron a seguirle de forma que fue alejándolos de la ciudad hasta llegar a un río donde acabaron todos ellos.

Fue entonces cuando el flautista volvió de nuevo a la ciudad para cobrar su recompensa. El caso es que el alcalde y sus compañeros, a no tener ya el problema, decidieron no pagar al flautista.

Esto hizo que se enfadase y comenzó a tocar de nuevo la flauta, pero en esta ocasión, los que le seguían no eran los ratones, sino los niños del pueblo. Por mucho que sus padres los llamaban, ellos no hacían caso.

Finalmente, el flautista consiguió llevárselos muy lejos, por lo que el pueblo se quedó sin niños para siempre.

Cuentos populares[/vc_column_text][/vc_column][vc_column el_class=»sidebar» css=».vc_custom_1502529975397{margin-top: 35px !important;margin-bottom: -35px !important;padding-right: 15px !important;padding-left: 15px !important;}» offset=»vc_col-lg-3 vc_col-md-12″][vc_widget_sidebar sidebar_id=»sidebar1″][/vc_column][/vc_row]

Facebooktwitterpinterest
Anterior

Caperucita roja

Cuento de los tres consejos

Siguiente

Deja un comentario