¿Quieres niños con habilidades sociales? Presta atención a este nuevo estudio

| |

Jean Piaget dijo que el juego es el trabajo de la infancia. Pero es posible que incluso Piaget no pudiese saber cuán preciso es esto. La investigación publicada en el último número de Psychological Science revela que los cerebros de adultos y niños pequeños se «sincronizan» durante el juego. Esta investigación también demuestra que cuando se juega con una madre o padre, los niños preverbales tienen una gran actividad en la corteza prefrontal, una región del cerebro que se cree que está subdesarrollada durante los primeros años de la infancia.

Imagina la escena: entras en un laboratorio y ves a padres e hijos jugando con una gorra hecha de electrodos. No, esta no es una escena de una película distópica de ciencia ficción. Es un nuevo método de investigación innovador que utiliza la espectroscopía funcional de infrarrojo cercano (fNIRS) para medir los niveles de oxigenación de la sangre como un proxy de la actividad neuronal. En el pasado, la actividad específica de la región del cerebro solo se podía medir a través de la resonancia magnética funcional (fMRI), que requiere que los sujetos se queden quietos mientras miran películas o escuchan música. Esta nueva tecnología permite que padres e hijos interactúen normalmente, lo que permite un análisis más realista.

Con fNIRS, los adultos y los niños pequeños usan tapas hechas de electrodos que miden de forma segura y discreta los niveles de oxigenación de la sangre. Para los propósitos de este estudio, se excluyeron a varios niños porque seguían quitándose las gorras, pero la mayoría de los niños pequeños apenas los notaron. fNIRS permite a los investigadores estudiar la actividad neuronal mientras se lleva a cabo, lo que nos brinda una visión sin precedentes de la actividad neuronal en tiempo real.

 

¿Qué sucede realmente durante el juego?

¿Alguna vez has mirado a los ojos de un bebé y sentiste que estabas en la misma onda?Los investigadores han podido medir directamente la relación dinámica entre la activación neuronal y la interacción social.La interacción social entre niños y adultos es mucho más transaccional de lo que parece.

Cuando miramos a los ojos de un bebé, eso se conoce como «mirada mutua».Entonces, estás en la misma longitud de onda, ¡pero la longitud de onda del bebé precede e influye en la tuya!

De manera similar, cuando los adultos y los bebés prestaban atención al mismo objeto, cuando el adulto reflejaba la emoción del bebé  para comunicarse con el bebé, su flujo sanguíneo neural se sincronizaba.

 

La corteza prefrontal: La corteza prefrontal está relacionada en las funciones ejecutivas y la regulación de las emociones. Está involucrado en la predicción social, la planificación, el comportamiento regulador, el comportamiento dirigido a objetivos y las habilidades sociales. En el pasado, se pensaba que la corteza prefrontal estaba en gran medida subdesarrollada durante las etapas preverbales del niño. Estudios previos pensaron que la corteza prefrontal se vuelve «en línea o se conecta» a la edad de cuatro años.

El estudio actual fue el primero en demostrar una actividad significativa de la corteza prefrontal en niños preverbales.

Durante la condición de «control», los adultos interactuaban con otros adultos en la habitación, mientras que los niños jugaban con juguetes. Los adultos se cuidaron de no hablar en  y de no hacer contacto visual con los niños pequeños durante la condición de control. Como se predijo, el flujo sanguíneo neuronal en niños pequeños y adultos no se «sincronizó» durante estos períodos.

El presente estudio mostró una gran actividad de la corteza prefrontal durante el juego entre niños y adultos, lo que sugiere que el juego es crucial para sentar las bases para las habilidades sociales posteriores. ¡Quizás muchas intervenciones de funcionamiento ejecutivo existentes no son tan efectivas como podrían ser simplemente porque comienzan demasiado tarde! Podemos pensar en el juego entre adultos y niños como el primer programa de capacitación ejecutiva y social que los niños encuentran.

Limitaciones del estudio:Debido a la necesidad de medir con precisión el flujo sanguíneo, los niños que eran demasiado activos fueron excluidos del estudio.El «movimiento» excesivo hizo que las tapas no pudieran captar señales precisas. Además, los niños pequeños que se agarraron a las gorras, quizás porque eran más sensibles a la sensación de la gorra en sus cabezas, también fueron excluidos del estudio.

Implicaciones: El agotamiento parental es más peligroso de lo que pensamos. Un estudio previo que utilizó la tecnología fNIRS demostró que cuando los padres están tranquilos, pueden «sintonizarse» con las emociones de sus hijos. Los padres con estrés artificial interfieren con la sintonización. (Para leer más sobre ese estudio, haga clic aquí).

La investigación actual sugiere que las interacciones mutuas entre padres e hijos son las que ayudan al desarrollo de la corteza prefrontal. Crucialmente, la mirada mutua parecía ser transaccional: el flujo sanguíneo neural del niño en realidad precedió al del adulto, lo que sugiere que el niño está liderando la interacción. Podemos especular que este es el nacimiento del pensamiento intersubjetivo, el comienzo de la teoría de la mente. A medida que el niño y el adulto coordinan la atención, se están formando muchos precursores importantes de las habilidades sociales y el pensamiento social.

Podemos especular que los padres con estrés crónico no podrán brindar a sus hijos este tipo de atención. Desde una perspectiva neurológica, el agotamiento bloquea la sintonización de los padres. Incluso si lo desean, el estrés impide que los padres se sintonicen con el estado emocional de sus hijos. También podemos especular que los padres agotados y agotados crónicamente no podrán encontrar el tiempo o la energía emocional para jugar con sus hijos.

Este tipo de interacción recíproca entre padres e hijos podría ser la pieza faltante de por qué algunos niños ingresan al jardín de niños listos para aprender la regulación de las emociones y las habilidades sociales, y otros lamentablemente no están preparados. No es el cerebro del niño con el que deberíamos estar interviniendo, ¡es el cerebro de los padres!

La crianza de los hijos es difícil y puede crear una situación de estrés crónico conocida como agotamiento (para leer más sobre el agotamiento de los padres, haga clic aquí). El antídoto contra el agotamiento parece ser el autocuidado (para leer más sobre el autocuidado, haga clic aquí). Para ayudar a fomentar el desarrollo social y el funcionamiento ejecutivo, ¡primero enseñemos a los padres a cuidar de sí mismos!

Luego, tenemos que ayudar a los padres a aprender sobre la importancia del juego, la necesidad de usar «madres», y esa mirada mutua no solo se siente bien, sino que también es beneficiosa para el desarrollo del cerebro. Si podemos ayudar a los padres a comprender estos hechos cruciales, podemos avanzar en la educación social y emocional mucho antes del preescolar. ¡Ahora, ese es un objetivo al que todos deberíamos «prestar atención»!

Referencias

Piazza, E. A., Hasenfratz, L., Hasson, U., & Lew-Williams, C. (2020). Infant and Adult Brains Are Coupled to the Dynamics of Natural Communication. Psychological Science, 31(1), 6–17.

https://doi.org/10.1177/0956797619878698

Relacionados:

Discapacidad y Habilidades Sociales(

 

Facebooktwitterpinterest
Anterior

El Ganso de Oro – Cuento de los Hnos. Grimm

Hoy se celebra el día Internacional del Implante Coclear.

Siguiente

Deja un comentario