La importancia de los juegos para niños con discapacidad

| |

juegos para niños con discapacidad

Los juegos para niños con discapacidad  promueven la comunicación y la relación

Para ser capaz de comunicarse con un niño, especialmente un niño con necesidades especiales, debe entrar en su espacio, en su lugar y para ésto lo mejor es el uso de mediadores. El juego es tal vez uno de los mediadores más importantes.
Todos los juegos se pueden adaptar a diferentes contextos y situaciones con el fin de simplificar y enriquecer de acuerdo a la edad, las características de los participantes, el espacio que tiene disponible etc.
Si nos fijamos en los muchos enfoques educativos, de rehabilitación e incluso la rehabilitación en sí misma, nos encontramos con que el juego está siempre presente, desde la  psicomotricidad, la estimulación temprana, actividades de educación y deporte, la canción de cuna de cuentos y narraciones estructuradas.
Los  juguetes, estimulan la imaginación y la creatividad, lo que sugiere nuevas ideas para juegos.
El juego no se limita a un período de la vida, es decir, la infancia, sino que implica una amplia gama de aplicaciones, especialmente en la educación con esos niños y adultos con diversas capacidades; los juegos en niños con discapacidad cada vez son más útiles para la enseñanza terapéutica, el aprendizaje y la rehabilitación.
El juego,  se adapta a todo y a todos.
En PlazaToy creemos que no hay juguetes y/o juegos para ciegos, sordos… , sólo hay juegos y juguetes, que de acuerdo a la habilidad y la creatividad del operador sean adecuados a las necesidades de los participantes.
El proceso del juego en niños con discapacidad no es tan importante como el juego en sí, como herramienta técnica pura y simple de expresión, como la disposición del niño que juega en el plano de la ilusión «consciente», nunca del todo alejado de la realidad.
En la educación y la rehabilitación, los juegos si van acompañados de narraciones,  ayudan al niño a convertirse en el protagonista de una acción (como en el teatro) y gira a la otra parte de la realidad (como en los sueños).

Los niños jugando exteriorizan todas las situaciones de exceso para su ego débil y luego procesan diferentes posibilidades de adaptación a la realidad.
Lo que más  importa es asegurarse de que el niño con una discapacidad o no, es la apropiación de nuevas experiencias, nuevas experiencias en lo físico y emocional que sean enriquecedoras para su desarrollo.
A menudo se tiende a centrarse sólo en la discapacidad, y rara vez tenemos en cuenta la originalidad de los niños con discapacidades.
Me gustaría señalar que la idea que hay detrás de «A este juego no podemos jugar porque Manuel es ciego» de hecho, hace a Manuel doblemente ciego … y el camino hacia el verdadero conocimiento de Manuel se vuelve mucho más difícil.
La perspectiva cambia por completo si la presencia de Manuel sugiere: «¿Cómo podemos hacer  este juego incluyendo Manuel»
Dar roles pasivos a los niños con discapacidad no significa integración.
Quizás la integración está más cerca de la idea de sensibilizar al grupo para que los ajustes sean aceptados como parte de la comprensión de una realidad social.
Buscar soluciones para la participación colectiva presupone un gran desafío, que implica múltiples actores como, por ejemplo, en la situación escolar.
Jugar significa regocijarse, reír, hablar, comunicar, establecer estrategias y mucho más. Jugar es una experiencia de la vida que es parte de la educación de la persona.
Cuando excluimos a los niños con discapacidad de un juego, debido a sus capacidades diferentes,  se ven privados de una fuente de relación y formación a la que tienen derecho , con efectos negativos sobre su proceso emocional, psicológico y maduración.
Esto es, por desgracia, lo encontramos demasiado a menudo. Nos encontramos que muchos adolescentes con discapacidad no pueden jugar, nunca compartieron los juegos habituales con sus compañeros y por lo tanto sus respuestas motoras y habilidades sobre todo emocionales y sociales están muy lejos de su potencial, con efectos importantes en relación a su integración social .
Es, por tanto, que hay que trabajar en la convivencia en la diversidad, la educación en la diversidad, como base de futuras actitudes de respeto mutuo.
A veces, un niño con discapacidad, tiene una capacidad reducida para la exploración y / o juego espontáneo, que a menudo le impide el uso de su poder original.
Los niños con necesidades altas, es poco probable que puedan jugar de forma muy estructurada, van a derivar su juego partir de elementos simples, como el agua o la arena, el placer por la manera compartida con sus compañeros sin discapacidad.
Los juegos simbólicos y los cuentos de hadas de los niños con discapacidad van a desarrollar la imaginación, ayudándoles a superar las frustraciones y temores.
Los niños con problemas significativos del habla ,  puede expresar sus emociones y sus sentimientos a través de las actividades del juego que son independientes de las palabras.
Es por  tanto que  los «adultos responsables»  tenemos que poner toda la sensibilidad y todas las habilidades  en la búsqueda de los recursos y los medios más adecuados para desarrollar en los menores de edad no sólo su potencial existente, sino también ponerlos en la condición vivir situaciones lúdicas y relacionales importantes emocionalmente para su vida futura. Cuando se trabaja con niños que tienen que ser «entrenados», la responsabilidad de la función educativa debe estar siempre presente, así como la atención y la observación en relación con el niño y el grupo no puede «caer» de la intensidad y del compromiso. La familia, los padres y los educadores, son un motor de cambio, esto nos puede llegar a sobrecoger, pero también representa una gran riqueza a nivel profesional y, sobre todo, humano.

Plazatoy.com  Juegos para niños con discapacidad

 

 

Facebooktwitterpinterest
Anterior

Consejos eficaces que pueden ayudar a mejorar el aprendizaje de los niños

Cómo hacer que su niño ame la lectura

Siguiente

Deja un comentario