Aprender a leer Jugando: Todos los Juguetes

By

libro para aprender a leer jugando

¿Cómo los niños pueden aprender a leer jugando?

En Plaza Toy tenemos una selección de juguetes para aprender a leer jugando, que ampliamos cada  més  con  juguetes  que  nos  parecen útiles e interesantes para  aprender a leer.

Aprender a leer requiere varios logros complejos.  Los desafíos a los que se enfrentan los niños son varios a medida que aprenden cómo los sonidos están conectados a la impresión de unos signos que son las letras, a medida que desarrollan la fluidez y a medida que aprenden a construir el significado a partir de la impresión.

La comprensión de los sonidos y el alfabeto…

En un sistema alfabético como el español, las letras individuales  son abstractas y sin sentido, por sí mismas. Con el tiempo los niños deben vincular los sonidos , llamados fonemas, que mezclados juntos y pronunciados como  palabras, dan el significado.

Para aprender a leer , el niño debe entender la relación entre los sonidos y las letras. Así, el lector principiante debe aprender las conexiones entre los  sonidos del habla (los fonemas), y las letras del alfabeto.

Lo que la investigación nos ha enseñado es que para que un lector que está empezando a aprender cómo conectar o traducir los símbolos impresos (letras y patrones de letras) en sonido, el lector  debe entender que nuestro discurso se puede segmentar o dividir en pequeñas sonidos (fonemas) y  que las unidades segmentadas del habla pueden ser representadas por formas impresas (fonética). Este entendimiento de que la ortografía escrita representa sistemáticamente los fonemas de las palabras habladas (denominado el principio alfabético) es absolutamente necesario para el desarrollo de las habilidades de lectura.

¿Por qué es la conciencia de los fonemas y el desarrollo del principio alfabético tan crítico para el lector al principio? Porque si los niños no pueden percibir los sonidos de las palabras habladas – por ejemplo, si no pueden “escuchar” el al sonido de la casa y de pasa y de percibir que la diferencia radica en el primer sonido, tendrán dificultad para descifrar o “sondear” palabras de una manera rápida y precisa.

Esta conciencia de la estructura de los sonidos de nuestra lengua parece tan fácil y común que lo damos por sentado. Sin embargo, muchos niños no desarrollan la conciencia de fonemas, y por algunas razones interesantes que ahora estamos empezando a entender.

Ahora tenemos una fuerte evidencia de que no es el oído el que entiende que una palabra dicha  se divide en  sonidos y que estos sonidos  puede vincularse a  letras.

Por el contrario, sabemos que son los sistemas de lenguaje en el cerebro los que llevan a cabo esta función. En algunos jóvenes, el cerebro parece tener un momento fácil para el procesamiento de este tipo de información.

Sin embargo, en muchos niños ésta habilidad única se aprende con dificultad, y por lo tanto debe ser enseñado directamente, de forma explícita, y por un maestro bien preparado e informado.

También ha quedado claro que el desarrollo de estas habilidades críticas relacionadas con la lectura temprana, tales como la conciencia de fonemas y fonética, se fomenta cuando a los niños se les lee en casa durante los años preescolares, cuando se enteran de los nombres de las letras y números, y cuando se introducen a edades muy tempranas a conceptos de actividades  de alfabetización.

¿Significa esto que los niños que tienen dificultades para entender que las palabras habladas están compuestas de sonidos individuales y que se pueden vincular a las letras, ¿sufren de disfunción cerebral o discapacidad?  De ningún modo.

Simplemente significa que los sistemas neuronales que perciben los fonemas en nuestro idioma son menos eficientes en estos niños que en otros.

El desarrollo de la conciencia de fonemas, el desarrollo de una comprensión del principio alfabético, y la traducción de estos conocimientos a la aplicación de la fonética en la lectura y la ortografía de las palabras no son negociables al comenzar las habilidades de lectura que todos los niños deben dominar para comprender lo que leen y aprender de sus sesiones de lectura.

Además de aprender a “sondear” nuevos y / o palabras desconocidas, el lector principiante debe finalmente ser competente en la lectura a un ritmo acelerado y con patrones de sílabas, raíces, sufijos y palabras completas.

El desarrollo de la fluidez de lectura

Si bien la capacidad de leer palabras con precisión es una habilidad necesaria para aprender a leer, la velocidad a la que se hace esto se convierte en un factor crítico para asegurar que los niños entiendan lo que leen.

Los niños varían en lo que se refiere a la fluidez y automaticidad en la lectura.

Por lo tanto, en el aprendizaje de la lectura, es vital que los niños lean una gran cantidad de texto .

También es importante tener en cuenta que la instrucción ortografía fomenta el desarrollo de la fluidez de la lectura. Con el estudio de la ortografía, los jóvenes reciben muchos ejemplos de cómo las letras representan los sonidos del habla y también alertan al niño en el hecho de que las palabras escritas se componen de unidades más grandes de impresión (como sílabas). Esta visión permite al niño saber que el desarrollo y reconocimiento de palabras se puede lograr mediante la lectura de las mismas en “trozos” de mayor tamaño en lugar de letra por letra.

La construcción de significado

El objetivo final de la enseñanza de la lectura es permitir a los niños a comprender lo que leen.

La capacidad de comprender lo que se lee parece basarse en varios factores. Los niños que comprenden bien, parecen ser capaces de activar su conocimiento previo relevante al leer – es decir,  pueden relacionar lo que está en la página de lo que ya saben.

“Buenos comprendedores también deben tener buenos vocabularios”, ya que es muy difícil de entender algo que no se puede definir.

Los niños con alto nivel de comprensión también tienen una habilidad especial para resumir y aclarar lo que han leído, y  utilizan con frecuencia preguntas para guiar su comprensión.

En general, si los niños pueden leer las palabras en una página con precisión y fluidez,  serán capaces de construir significado a dos niveles. En el primer nivel, se logra la comprensión literal. Sin embargo, la construcción de significado requiere mucho más que la comprensión literal.

Los niños con el tiempo deben guiarse activamente a través del texto, haciendo preguntas como: “¿Por qué estoy leyendo esto y cómo esta información la relaciono con mis razones y conocimientos ?,” “¿Cuál es el punto de vista del autor ?,” “¿Entiendo lo que el autor está diciendo y por qué ?, “” ¿Es el texto internamente consistente ?, “y así sucesivamente. Este es el segundo nivel de comprensión que conduce a los lectores a la comprensión reflexiva, con el propósito del significado de lo que han leído.

El desarrollo de las habilidades de comprensión lectora, como el desarrollo de la conciencia de fonemas, fonética y fluidez en la lectura, debe ser fomentada por maestros altamente capacitados.

Investigaciones recientes muestran que el profesor debe organizar  a los estudiantes para discutir los aspectos más destacados de lo que han leído y las dificultades que han tenido al leer.

Este tipo de discusiones y actividades deben llevarse a cabo mediante  una gama de géneros de alfabetización, tanto de ficción como de no ficción.

Otros factores que influyen en el aprendizaje de leer

Los buenos lectores entienden el principio alfabético, puede aplicar estas habilidades para el desarrollo y aplicación de habilidades fonéticas cuando lee y  puede lograr estas aplicaciones de forma fluida y precisa.

Dada la capacidad de decodificar y reconocer palabras con rapidez y de forma automática, los buenos lectores tienen vocabularios fuertes y buenas habilidades sintácticas y gramaticales con el proceso de comprensión de la lectura, y relacionan de forma activa lo que lee con sus propios conocimientos de fondo a través de una variedad de estrategias.

Pero, ¿qué factores pueden proporcionar una base firme para desarrollar estas habilidades?

Aprender a leer es un proceso relativamente largo que comienza muy temprano en el desarrollo y claramente antes que los niños entran en la escuela formal.

Los niños que reciben la estimulación de las experiencias de alfabetización desde el nacimiento en adelante parecen tener una ventaja cuando se trata del desarrollo del vocabulario, la comprensión de los objetivos de la lectura y el desarrollo de una conciencia de los conceptos y de alfabetización.

Los niños que leen con frecuencia a edades muy tempranas se exponen de manera interesante y emocionante para los sonidos de nuestra lengua, con el concepto de la rima, y ​​para otras actividades de la palabra y “el juego del lenguaje”.

Cuando los niños están expuestos a actividades de alfabetización a temprana edad, empiezan a reconocer y discriminar letras. Sin lugar a dudas, los niños que han aprendido a reconocer  la mayoría de las letras cuando son preescolares tendrán menos dificultad para aprender al entrar a la escuela primaria. El aprendizaje de los nombres de las letras también es importante porque los nombres de muchas letras contienen los sonidos que más a menudo representan, orientando a los niños  al principio alfabético.

En última instancia, la capacidad de los niños de entender lo que están leyendo está indisolublemente ligado a su conocimiento de fondo. Los niños muy pequeños a los que se les proporcionan oportunidades para aprender, pensar y hablar de nuevas áreas de conocimiento ganarán mucho en el proceso de lectura. Con la comprensión viene la clara voluntad de leer más y leer con frecuencia, lo que garantiza la práctica de la lectura.

En plazatoy.com tienes juegos y juguetes para aprender a leer jugando.

Facebooktwitterpinterest

DEJA UN COMENTARIO

Your email address will not be published.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Últimos post

Hot News