El Lobo y el Perro

| |

Un lobo merodeando cerca de un pueblo una noche se encontró con un perro. Resultó ser un perro muy delgado y huesudo, y el Maestro Lobo habría levantado la nariz a un precio tan exiguo si no hubiera tenido más hambre de lo habitual. Entonces comenzó a acercarse al Perro, mientras el Perro retrocedía.

“Permítanme recordarles su señoría”, dijo el Perro, sus palabras interrumpidas de vez en cuando mientras esquivaba un chasquido de dientes, “lo desagradable que sería comerme ahora. Mira mis costillas No soy más que piel y hueso. Pero déjame decirte algo en privado. En unos días, mi amo dará un banquete de bodas para su hija única. Puedes imaginar qué tan gordo creceré con los restos de la mesa. Entonces es el momento de comerme.

El Lobo no pudo evitar pensar en lo bueno que sería tener un perro gordo  para comer en lugar del animal escuálido que tenía delante. Entonces se fue  y prometiendo regresar.

Algunos días después, el Lobo regresó para la fiesta prometida. Encontró al perro en el patio de su amo y le pidió que saliera.

«Señor», dijo el perro, con una sonrisa, «estaré encantado de que me comas. Saldré tan pronto como el portero abra la puerta.

Pero el «portero» era un perro enorme a quien el Lobo sabía por experiencia dolorosa que era muy cruel con los lobos. Así que decidió no esperar y se fue tan rápido como sus piernas lo pudieron llevar.

 

No dependas de las promesas de aquellos cuyo interés es engañarte.

Tome lo que pueda obtener cuando pueda obtenerlo.


Más fábulas para niños…

 

Facebooktwitterpinterest
Anterior

EL PAVO REAL

EL ZORRO Y EL LEÓN

Siguiente

Deja un comentario