FÁBULA DEL ZORRO Y LAS UVAS

| |

Un día, un zorro divisó un hermoso racimo de uvas maduras colgando de una enredadera formada a lo largo de las ramas de un árbol. Las uvas parecían listas para estallar con todo su jugo, y la boca del zorro se hizo agua mientras las miraba con nostalgia.

El racimo colgaba de una rama alta, y el zorro tuvo que saltar para llegar a ellas. La primera vez que saltó lo no lo consiguió. Así que se alejó una corta distancia y dio un gran salto, pero se  quedó corto una vez más. Una y otra vez lo intentó, pero en vano…

Después  se sentó y miró las uvas con disgusto.

«Qué tonto soy», dijo. «Aquí me estoy cansando para obtener un racimo de uvas agrias que no valen la pena».

Y se fue  muy desdeñosamente.

 

Hay muchos que pretenden despreciar y menospreciar lo que está fuera de su alcance.

Facebooktwitterpinterest
Anterior

FÁBULA DEL LOBO Y EL NIÑO

EL JOVEN CANGREJO Y SU MAMÁ

Siguiente

Deja un comentario