El ratón y la comadreja

| |


Un ratoncito hambriento encontró  un día en su camino una canasta de maíz. Tuvo que apretarse mucho para atravesar la estrecha abertura entre las tiras de la canasta. Pero el maíz era tentador y el Ratón estaba decidido a entrar. Cuando por fin tuvo éxito, se atiborró. De hecho, se volvió tres veces más grande que cuando entró.

Por fin se sintió satisfecho y se arrastró hasta la abertura para salir de nuevo. Pero lo máximo que podía hacer era sacar la cabeza. Así que allí se sentó gimiendo y gimiendo, tanto por la incomodidad dentro de él como por su ansiedad de escapar de la canasta.

En ese momento apareció una comadreja. Entendió la situación rápidamente.

«Mi amigo», dijo, «sé lo que has estado haciendo. Has estado atiborrando de comer. Eso es lo que obtienes. Tendrás que quedarte ahí hasta que te quedes como cuando entraste. Buenas noches .

Y esa fue toda la simpatía que recibió el pobre Ratón.

 

La avaricia conduce a la desgracia.

 


 

Más fábulas para niños…

————————————————————————-
Más contendo…
Facebooktwitterpinterest
Anterior

Consejos que debe conocer para convertirse en líder

Juego para aprender las tablas de multiplicar

Siguiente

Deja un comentario