El puercoespín y las serpientes

| |

Un puercoespín estaba buscando un buen hogar. Por fin le gustó una pequeña cueva protegida, donde vivía una familia de serpientes. Les solicitó que le permitieran compartir la cueva con ellas, y las Serpientes accedieron amablemente.

Las Serpientes después de unos días desearon no haberle dado permiso para quedarse. Sus afiladas púas los pinchaban a cada paso, y al final le pidieron educadamente que se fuera.

«Estoy muy satisfecho, gracias», dijo el Puercoespín. «Tengo la intención de quedarme aquí». Y con eso, cortésmente escoltó a las Serpientes fuera de las puertas. Y para salvar sus pieles, las Serpientes tuvieron que buscar otro hogar.

 

Da un dedo y pierde una mano.


Más fábulas infantiles…

EL LEÓN Y EL ASNO
Las dos ollas
Facebooktwitterpinterest
Anterior

EL NIÑO Y LA ORTIGA

¿Qué son los rituales familiares?

Siguiente

Deja un comentario