EL PERRO Y SU REFLEJO

| |


Un perro, a quien el carnicero le había arrojado un hueso, se apresuraba a casa con su premio lo más rápido que podía. Cuando cruzó una estrecha pasarela, pasó a mirar hacia abajo y se vio reflejado en el agua tranquila como en un espejo. Pero el codicioso perro creyó haber visto a un verdadero perro con un hueso mucho más grande que el suyo.

Si se hubiera detenido a pensar, lo habría sabido mejor. Pero en lugar de pensar, dejó caer su hueso y saltó sobre el Perro en el río, solo para encontrarse nadando y poder  llegar a la orilla. Por fin se las arregló para salir, y mientras estaba tristemente pensando en el buen hueso que había perdido, se dio cuenta de lo estúpido que había sido.

Es muy tonto ser codicioso.


Más fábulas infantiles…

El Lobo y el Perro
El lobo y la garza
El perro y la ostra
Facebooktwitterpinterest
Anterior

¿Eres un líder o un seguidor?

Las Abejas y las Avispas y el Juez

Siguiente

Deja un comentario