EL NIÑO Y LA ORTIGA

| |

Un niño, picado por una ortiga, corrió a su casa llorando, para que su madre le quitara el dolor y lo besara.

«Hijo», dijo la madre del niño, cuando lo había consolado, «la próxima vez que te acerques a una ortiga, agárrala con firmeza y será tan suave como la seda».

Hagas lo que hagas, hazlo con todas tus fuerzas.


 

Más contenido de la web:

El niño y el lobo

 

Facebooktwitterpinterest
Anterior

EL GATO Y EL ZORRO

El puercoespín y las serpientes

Siguiente

Deja un comentario