El Mosquito y el Toro

| |

Un mosquito voló sobre el prado con un gran zumbido para una criatura tan pequeña y se posó en la punta de uno de los cuernos de un Toro. Después de descansar un poco, se preparó para volar. Pero antes de irse, pidió perdón al Toro por haber usado su cuerno como lugar de descanso.

«Debes estar muy contento de que me vaya ahora», dijo el mosquito.

«Para mí es lo mismo», respondió el Toro. «Ni siquiera sabía que estabas ahí».

A menudo somos más importantes en nuestros propios ojos que en los ojos de nuestro prójimo.

Cuanto más pequeña es la mente, mayor es el concepto.

 

Más contenido que te interesará…

 

Facebooktwitterpinterest
Anterior

LA TORTUGA Y LOS PATOS

LAS RANAS Y EL BUEY

Siguiente

Deja un comentario