El Lobo y el Pastor confiado

| |

Un Lobo había estado rondando  un rebaño de ovejas durante mucho tiempo, y el Pastor observó con mucha atención para evitar que se llevara un Cordero. Pero el lobo no trató de hacer daño. En cambio, parecía estar ayudando al Pastor a cuidar a las Ovejas. Por fin, el Pastor se acostumbró tanto a ver al Lobo que olvidó lo malvado que podía ser.

Un día incluso llegó a dejar su rebaño al cuidado del Lobo mientras hacía un recado. Pero cuando regresó y vio que muchos corderos  del rebaño habían sido  llevados. Se dió cuenta de  lo tonto que era confiar en un Lobo.

 

Una vez lobo, siempre se es lobo.

 

 


Más fábulas para niños:

Facebooktwitterpinterest
Anterior

EL GRANJERO Y LAS GRULLAS

Las dos ollas

Siguiente

Deja un comentario