EL GRANJERO Y LAS GRULLAS

| |


Algunas grullas vieron a un granjero arando un gran campo. Cuando terminó el trabajo de arar, pacientemente también lo vieron sembrar la semilla. ¡ Era su fiesta !, pensaron…

Entonces, tan pronto como el granjero terminó de plantar y se fue a casa, descendieron volando hacia el campo y comenzaron a comer las semillas  lo más rápido que pudieron.

El granjero, por supuesto, conocía a las Grullas y sus costumbres. Antes había tenido experiencia con tales pájaros. Regresó al campo con una honda. Pero no llevaba  ninguna piedra con él. Esperaba asustar a las Grullas simplemente balanceando la honda en el aire y gritándoles en voz alta.

Al principio, las Grullas se fueron volando aterrorizadas. Pero  se dieron cuenta de   que ninguno de ellos había resultado herido. Ni siquiera escucharon el ruido de las piedras zumbando en el aire, y en cuanto a las palabras, no matarían a nadie. Al final no le prestaron atención al granjero.

El granjero vio que tendría que tomar otras medidas. Quería salvar al menos parte de su grano. Entonces cargó su honda con piedras y le dió a varias de las Grullas. Esto tuvo el efecto que el granjero quería, ya que desde ese día los Grulla ya no visitaron su campo.

 

Las palabras engañosas y amenazantes tienen poco valor con los bribones.


Más fábulas para niños…

 


Más contenido:

Trastorno de procesamiento auditivo

Facebooktwitterpinterest
Anterior

EL GRANJERO Y SUS HIJOS

El Lobo y el Pastor confiado

Siguiente

Deja un comentario