El derrochador y la golondrina

| |


Un joven, que era muy popular entre sus compañeros y conocido  como un buen gastador.  Desperdició rápidamente su fortuna tratando de estar a la altura de su reputación. Entonces, un buen día a principios de la primavera, se encontró sin un céntimo y sin ninguna propiedad, excepto la ropa que llevaba puesta.

Debía encontrarse con unos alegres jóvenes  esa mañana, y estaba en su ingenio cómo obtener suficiente dinero para mantener las apariencias. Justo en ese momento pasó una golondrina,  alegremente, y el joven, creyendo que había llegado el verano, se apresuró hacia un comerciante de , a quien vendió toda la  ropa que llevaba, hasta su túnica.

Unos días después, un cambio en el clima trajo una helada severa; y la pobre golondrina y ese joven tonto con su túnica ligera y con los brazos y las rodillas desnudos, apenas podían mantener la vida en sus cuerpos temblorosos.

Una golondrina no hace verano.


Facebooktwitterpinterest
Anterior

EL CIERVO ENFERMO

EL GATO Y LOS PÁJAROS

Siguiente

Deja un comentario