El burro y el perrito faldero

| |

Había una vez un asno cuyo amo también tenía un perro faldero. Este perro era uno de los favoritos y recibía muchas palabras amables y caricias  de su dueño, así como también parte de los alimentos  de su plato. Todos los días, el perro corría para encontrarse con el amo, jugueteaba y saltaba para lamer las manos y la cara.

Todo esto lo vio el Burro con mucha tristeza y descontento. Aunque estaba bien alimentado, tenía mucho trabajo que hacer; Además, el dueño casi nunca le hacía caso.

El asno celoso se metió en su tonta cabeza que todo lo que tenía que hacer para ganarse el favor de su Amo era actuar como el Perro. Entonces, un día dejó su establo y entró ruidosamente en la casa.

Al encontrar a su Amo sentado en la mesa, dio una patada en los talones y, con un fuerte rebuzno, se movió vertiginosamente alrededor de la mesa. Luego plantó las patas delanteras sobre las rodillas de su Amo y sacó la lengua para lamer la cara , como había visto hacer al Perro. Pero su peso rompió la silla, y Asno y  hombre se cayeron juntos en la pila de platos rotos de la mesa.

El hombre  estaba muy alarmado por el extraño comportamiento del asno, y pidiendo ayuda, pronto atrajo la atención de los sirvientes. Cuando vieron el peligro en el que  vieron a su jefe, se lanzaron al Burro y lo empujaron con patadas y golpes llevándolo al establo. Allí lo dejaron para que  llorase la insensatez realizada y que le había traído nada más que una paliza.

El comportamiento que se considera agradable en uno es muy grosero e impertinente en otro.

No intentes ganar favor actuando de una manera que sea contraria a tu propia naturaleza y carácter.


Más fábulas para niños…

Facebooktwitterpinterest
Anterior

EL VIEJO LEÓN Y EL ZORRO

5 consejos para mejorar la salud física

Siguiente

Deja un comentario