Fábulas de Esopo

leon y niña

El león enamorado de la hija del labrador

    Se había enamorado un león de la hija de un labrador y la pidió en matrimonio.   Y no podía el labrador decidirse a dar su hija a tan feroz animal, ni negársela por el temor que le inspiraba.   Entonces ideó lo siguiente: como el león no dejaba de insistirle, le dijo que le parecía digno para ser esposo de su hija, pero que al menos debería cumplir con la siguiente condición:   que se arrancara los dientes y se cortara sus uñas, porque eso era lo que atemorizaba a su hija.   El león aceptó los sacrificios porque en verdad la amaba.   Una vez que … Read more

rana

Las ranas y el pantano seco

    Vivían dos ranas en un bello pantano, pero llegó el verano y se secó, por lo cual lo abandonaron para buscar otro con agua. Hallaron en su camino un profundo pozo repleto de agua, y al verlo, dijo una rana a la otra:   — Amiga, bajemos las dos a este pozo.   — Pero, y si también se secara el agua de este pozo, — repuso la compañera –, ¿Cómo crees que subiremos entonces?   Al tratar de emprender una acción, analiza primero las consecuencias de ella. Más contenido… El lobo y el cordero en el arroyo Copy linkLOS NIÑOS Y LAS RANAS Copy linkEL CUERVO Y … Read more

zorra

La zorra y la careta vacía.

    Entró un día una zorra en la casa de un actor, y después de revisar sus utensilios, encontró entre muchas otras cosas una máscara artísticamente trabajada.   La tomó entre sus patas, la observó y se dijo:   — ¡ Hermosa cabeza! Pero qué lástima que no tiene sesos.   No te llenes de apariencias vacías. Llénate mejor siempre de buen juicio.

serpiente

La zorra y la serpiente.

    Se encontraba una higuera a la orilla de un camino, y una zorra vio junto a ella una serpiente dormida.   Envidiando aquel cuerpo tan largo, y pensando en que podría igualarlo, se echó la zorra a tierra al lado de la serpiente e intentó estirarse cuanto pudo. Tanto esfuerzo hizo, hasta que al fin, por vanidosa, se reventó.     No imites a los más grandes, si aún no tienes las condiciones para hacerlo.

El águila, el cuervo y el pastor.

    Lanzándose desde una cima, un águila arrebató a un corderito.   La vio un cuervo y tratando de imitar al águila, se lanzó sobre un carnero, pero con tan mal conocimiento en el arte que sus garras se enredaron en la lana, y batiendo al máximo sus alas no logró soltarse.   Viendo el pastor lo que sucedía, cogió al cuervo, y cortando las puntas de sus alas, se lo llevó a sus niños.   Le preguntaron sus hijos acerca de que clase de ave era aquella, y él les dijo:   – Para mí, sólo es un cuervo; pero él, se cree águila.     Pon tu … Read more

La gallina de los huevos de oro.

Un granjero y su esposa tenían una gallina que ponía un huevo de oro cada día. Supusieron que la gallina debería contener un gran terrón del oro en su interior, y para tratar de conseguirlo de una sola vez, la mataron. Haciéndolo así pues, encontraron para su sorpresa que la gallina se diferenciaba en nada de sus otras gallinas. El par de ingenuos, esperando llegar a ser ricos de una sola vez, se privaron en adelante del ingreso del cual se habían asegurado día por día. Nunca destruyas, por ninguna razón, lo que buenamente has adquirido y te está proveyendo de bienestar..  

dibujo de burro flautista

El Burro Flautista

Esta fabulilla, salga bien o mal, me ha ocurrido ahora por casualidad. Cerca de unos prados que hay en mi lugar, pasaba un borrico por casualidad. Una flauta en ellos halló, que un zagal se dejó olvidada por casualidad. Acercóse a olerla el dicho animal, y dio un resoplido por casualidad. En la flauta el aire se hubo de colar, y sonó la flauta por casualidad. «iOh!», dijo el borrico, «¡qué bien sé tocar! ¡y dirán que es mala la música asnal!» Sin regla del arte, borriquitos hay que una vez aciertan por casualidad.

cabritas

El zorro y las cabras

  La cabra  Gema  tenía dos hijas, Piug y Pinty. Pinty era muy traviesa y apenas escuchaba los consejos de su madre. Por el contrario, Piug era muy obediente y comprensiva. Ella siempre sigue las instrucciones que le daba su madre Gema y nunca la desobedecía. Una buena mañana, mientras pastaba en el campo, Gema recibió un mensaje de texto de su madre que decía que necesitaba su ayuda, así que debía ir a su casa ese mismo día por la noche. Gema decidió ir a la casa de su madre dejando a sus dos hijas solas en su hogar. Ella le contó su plan a Piug y Pinty. Prometieron … Read more