El jardinero y el perro

| |

 

 

El perro de un jardinero había caído en un pozo.

 

El jardinero, por salvarle, descendió también. Creyendo el perro que bajaba para hundirlo más todavía, se volvió y le mordió.

 

El jardinero, sufriendo con la herida, volvió a salir del pozo, diciendo:

 

-Me está muy bien empleado; ¿quién me llamaba para salvar a un animal que quería suicidarse?

 

 

Cuando te veas en peligro o necesidad, no maltrates la mano de quien viene en tu ayuda.

Facebooktwitterpinterest
Anterior

El pescador y el pececillo

El labrador y sus hijos

Siguiente

Deja un comentario