EL PERRO Y LA CENA DE SU AMO

| |

Un perro había aprendido a llevarle a  su amo la cena de todos los días. Era muy fiel a su deber, aunque el olor de las cosas buenas en la canasta lo tentaba.

Los perros del vecindario notaron que llevaba la canasta y pronto descubrieron lo que había en ella. Hicieron varios intentos de robársela. Pero siempre la guardaba fielmente.

Entonces, un día, todos los perros del vecindario se reunieron y lo encontraron en su camino con la canasta. El perro trató de huir de ellos. Pero al fin se detuvo y comenzó a  discutir.

Ese fue su error. Pronto lo hicieron sentir tan ridículo que dejó caer la canasta y agarró un gran trozo de carne asada destinada a la cena de su amo.

«Muy bien», dijo, «se divide el resto».

No te detengas a discutir con la tentación.


Más fábulas para niños…

Facebooktwitterpinterest
Anterior

Cómo ser un gran líder sin esforzarse demasiado

La Grajilla y los Pavos Reales

Siguiente

Deja un comentario