¿El aprendizaje en línea puede reemplazar el aula de la escuela?

| | ,

El brote COVID-19 ha interrumpido el año académico, ha cancelado clases y exámenes en todo el país. Para garantizar que los estudiantes no se pierdan sus estudios, las escuelas cambiaron las clases presenciales a online, lo que obligó a los estudiantes a asistir a las explicaciones de cada lección a través de sus dispositivos. Sin embargo, esto también ha provocado un debate sobre si la mayor cantidad de tiempo de pantalla ayuda a los alumnos a aprender o por el contrario impide su progreso.

¿Ha aumentado el tiempo de pantalla para los estudiantes debido a las clases en línea?

Personalmente y observando a mis hijos, no creo que las clases online hayan aumentado el tiempo de pantalla. Los niños están de todos modos enganchados a las pantallas, ya sea en forma de televisión, móvil u ordenador. Los niños han sido adictos a las pantallas incluso antes de que comenzara la pandemia de COVID-19. Han estado usando los dispositivos durante muchas horas diarias. Cuando se trata de dar lecciones en línea, la mayoría de las escuelas no dependen solo de las pantallas. Están dando a los estudiantes un enfoque combinado al incluir varias actividades en sus lecciones. En el nivel preescolar, se les pide a los niños que hagan pintura o manualidades. Mis hijos solo han tenido que ver sus pantallas durante las sesiones de narración. Por lo tanto, hay un poco de tiempo de pantalla, pero se intercalan con actividades prácticas.

Lo que debemos entender es que si no hubiésemos tenido estas clases, estaríamos obstaculizando el desarrollo cerebral del niño. En la primera infancia, el cerebro del niño se desarrolla todos los días. Por lo tanto, no podemos permitirnos perder ni un solo día. Y para el desarrollo del cerebro, los niños necesitan recibir el tipo correcto de estimulación, que solo los maestros pueden proporcionar. Ellos han sido entrenados para proporcionar estimulación apropiada para su edad.

Por otra parte también podemos pensar que mirar la pantalla durante largos períodos de tiempo puede ser perjudicial. Y dado que las escuelas han cambiado a la instrucción a medios telemáticos, esto implica largas horas de tiempo de pantalla para el niño. Y eso no parece ser una forma saludable de aprender. Además del impacto en su salud, el aprendizaje online desde casa también puede ser muy aislante y solitario para el niño. No tienen a sus compañeros a su alrededor y están aprendiendo por sí mismos. Incluso el papel de los maestros se vuelve limitado. Los niños no reciben el tipo de supervisión que lo harían en un aula. Además los padres podemos estar demasiado ocupados con nuestro propio trabajo para supervisar el aprendizaje en línea de nuestros hijos. Estos factores afectan el aprendizaje.

Además, muchos niños, han podido verse privados de la educación durante la pandemia, ya que no tienen acceso a internet. En realidad están perdiendo sus lecciones. Aunque algunas familias tengan acceso a la tecnología digital, es posible que no haya suficientes dispositivos para el uso personal de todos sus miembros. Los padres pueden estar trabajando desde casa y necesitan usar sus ordenadores. Por lo tanto, cada hogar necesita tener varios dispositivos y puede que eso realmente no sea posible para una parte de la población.

¿Es viable abrir escuelas?

Lo que es preocupante es el hecho de que toda la conversación se ha desplazado al uso de la tecnología. No se trata sólo de ordenadores y teléfonos inteligentes. Pienso que realmente de lo que hay que hablar es de convertir las escuelas en lugares seguros, donde la educación puede reanudarse. La educación no se trata solo de información o contenido que se entrega a los estudiantes a través de pantallas. Se trata de mucho más. Y la mayor parte se lleva a cabo a través de las interacciones sociales en una escuela, con sus compañeros, con los maestros. Desde que las clases en línea han comenzado, todo lo anterior se ha cortado. Y creo que eso tendría otros tipos de impacto cognitivo y de desarrollo en el niño. Ya es hora de que empezamos a hablar sobre cómo se puede hacer de la escuela un espacio que sea seguro de nuevo, para que los niños vuelvan a, en lugar de hacer un cambio completo hacia el aprendizaje en línea.

Entonces…, ¿cuáles son las alternativas que pueden garantizar que los estudiantes no retrocedan académicamente debido a rebrotes que pueda surgir en el futuro?

Durante esta pandemia, muchas de las fallas políticas, en todos los sectores, han pasado a primer plano. Sobre todo en la salud pública. El hecho de que nuestro sistema de salud pública no esté orientado a tales situaciones se ha hecho evidente y obvio para todos. Incluso dentro del sector educativo, ha quedado claro que no hemos invertido en nuestro sistema de una manera que pueda hacer frente a una situación como esta. En el futuro, tenemos que empezar a pensar en estas líneas. Necesitamos mejorar nuestro sistema educativo de tal manera que no tengamos que mantener las escuelas cerradas en tales situaciones. Necesitamos hacer posible que los estudiantes tengan un ambiente seguro en las escuelas incluso durante una pandemia. Necesitamos asegurarnos de que no haya escasez de maestros. No se trata solo de instrucción en línea, sino también de preparar planes de acción para tratar con estudiantes que han perdido la educación debido a la pandemia. La mayoría de los alumnos que no pudieron acceder a la tecnología en esta pandemia pueden convertirse en abandonos escolares. Esto va en contra de su derecho fundamental a la educación.

Facebooktwitterpinterest
    Previous

    Outlet Juguetes Amazon: Precio y Calidad de siempre

    El proceso de la dentición del bebé

    Next

    Deja un comentario