consecuencias

Educación de los hijos: Establecer consecuencias

By

Establecer consecuencias

Muchos padres eligen educar a sus hijos dejándoles vivir las consecuencias de sus acciones. De esta manera, los niños aprenden que sus decisiones y comportamiento tienen un impacto en ellos mismos y en su entorno. Debido a que hace que el niño sea más responsable de sus elecciones, disciplinar las consecuencias favorece la autogestión y la autodisciplina.

Consecuencias naturales

Usando estas consecuencias, es la vida misma la que da la enseñanza: si no usas tu bufanda, pasarás frío. Si gastas tus ahorros, no podrás comprar el juego que quieres. El padre solo tiene que señalar los resultados probables, y luego guardar silencio … sin agregar “¡Te lo dije! “

A veces es peligroso usar las consecuencias naturales: si juegas con fuego, podrías provocar un incendio, por ejemplo. Por otro lado, los efectos pueden estar demasiado lejos en el futuro para que los vínculos sean obvios: si no te cepillas los dientes, tendrá caries.

Las consecuencias lógicas

Las consecuencias lógicas son impuestas por el padre para que el niño entienda que existe un vínculo entre su comportamiento y los resultados que siguen… Tales consecuencias deben parecer ser justas y razonables, en lugar de ser percibidas como un control arbitrario por parte de los padres. Por ejemplo, como padre, podría establecer la regla: “Apagamos la luz a las 9:30. Si está listo para ir a la cama a las 9:15, tendremos tiempo para leer un cuento. De lo contrario, no podremos. Si el niño te está molestando y no cumple con su horario para ir a dormir, tu respuesta, con calma, sería: “Veo que has elegido ir a la cama sin que te lea un cuento esta noche. Tal vez mañana estés listo antes. “

Para un adolescente que regresa tarde, el padre puede decir: “Han pasado 30 minutos desde que la hora que acordamos y estaba preocupado. Para recuperar mi confianza, la próxima vez que salgas, regresarás 30 minutos antes de la hora acordada. “

Consecuencias restaurativas

Los niños entienden fácilmente (y con frecuencia aprecian) las consecuencias que les permiten corregir sus errores: la leche se derrama, se limpia (o al menos se ayuda)… Uno derrama algo, uno lo recoge… El padre puede aplicar estas consecuencias con sincero arrepentimiento y aliento , en lugar de mostrar una actitud punitiva.

Las consecuencias educativas

Los niños necesitan saber cómo se supone que deben actuar. Y a veces necesitan entrenar. Por ejemplo, para un niño que sufre una discusión en la casa de un amigo, uno podría dictar que no puede jugar en la casa de su amigo durante una semana. La consecuencia será más efectiva y más justa si el padre  durante la semana pasa tiempo buscando y practicando mejores maneras de estar y jugar en la casa de un amigo. Su mensaje al niño se transforma: en lugar de “papá o mamá no es amable”, se convierte en “Creo que puede tener éxito. “

Consecuencias creativas

A veces se necesita mucha imaginación para encontrar las consecuencias apropiadas que enseñan en lugar de castigar. Tomemos el caso de un niño que deja su chaqueta en la casa de un amigo. Consecuencias naturales: tendrá frío la próxima vez que salga … pero ahora hace demasiado frío para estar sin la chaqueta. Consecuencias restaurativas: se pone varios jerseis y regresa a buscar la chaqueta … pero la casa de su amigo queda en 20 minutos en coche. Consecuencias creativas: el padre lleva al niño a la casa de su amigo para recoger la chaqueta (la responsabilidad del niño) y, a cambio, el niño elige cuál de las responsabilidades del padre asumirá o ayudará a que el padre o madre cumpla.

Establecer las consecuencias

En el calor del momento, los castigos a veces vienen a la mente más fácilmente que las consecuencias adaptadas a la situación. Ahorre tiempo pensando en ello diciendo: “Este comportamiento no está permitido. Si persistes, habrá consecuencias…” Más adelante, describa el comportamiento que espera del niño y cuáles serán las consecuencias en el futuro de un comportamiento inaceptable . Considere los siguientes factores:

  • ¿Qué expectativas y consecuencias son apropiadas para la edad del niño?
  • ¿Tiene el niño la edad suficiente para comprender la conexión entre sus acciones y sus resultados?
  • ¿El niño entiende claramente la regla o el comportamiento aceptable?
  • ¿Necesita el niño entrenar con su ayuda de coaching para comportarse de acuerdo con sus expectativas?
  • ¿Podrá aplicar las consecuencias con la consistencia necesaria para enseñar  la lección de que las opciones tienen repercusiones?

Lecciones para la vida

Al practicar la disciplina a través de las consecuencias, ayuda a su hijo a aprender a pensar antes de tomar decisiones y responsabilizarse de sus decisiones.

 

Por favor si te ha gustado esta información, ayúdanos a que llegue a la mayor cantidad de personas. Sólo con hacer “click” en los botones de abajo y compartirlo en tus redes sociales.

¡ Gracias por tu ayuda !

Facebooktwitterpinterest

DEJA UN COMENTARIO

Your email address will not be published.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Últimos post

Hot News