La terapia de juego para mejorar el desarrollo de los niños

La terapia de juego como forma  de ayudar a los niños

Algunos adultos piensan que el juego de niños es mera diversión , o una manera de pasar el tiempo. En realidad, el juego imaginativo y creativo ayuda al crecimiento cognitivo y al ajuste emocional del niño. A través del juego, un niño desarrolla confianza en sí mismo, una autoimagen positiva y aprende a expresar sentimientos, a tomar decisiones y a enfrentar situaciones de la vida real. Como tal, el juego puede ser terapéutico, ayudando a un niño a lidiar y superar problemas que inhiben su desarrollo normal.

 

¿Cómo funciona la terapia de juego ?

 

La terapia de juego le ofrece al niño un lugar seguro para jugar, en lugar de hablar, sobre sus pensamientos, sentimientos y problemas. El terapeuta elige juguetes que fomentan el “juego de fantasía”, como arcilla, arena, agua, materiales de dibujo y títeres o marionetas, así como juguetes que le permiten al niño representar escenarios de la vida real. El terapeuta construye una relación cálida y de apoyo con el pequeño, lo que lo alienta a abrirse a través del lenguaje simbólico del juego.

Durante una sesión de terapia, se establecen pocos límites y el niño tiene total libertad para controlar su juego y sus acciones. En un entorno tan protector y al mismo tiempo empoderador, el niño generalmente lleva al terapeuta a la fuente de su perturbación emocional mediante su actividad y comportamiento. El terapeuta utiliza técnicas de desarrollo apropiadas para ayudar al niño a dejar de lado los sentimientos negativos o restrictivos y desarrollar mecanismos  para usar en la vida real.

 

 

¿Quién puede beneficiarse de la terapia de juego?

 

Todos los niños pasan por etapas o una “crisis” emocional ocasional. Pero algunos niños tienen problemas graves, a menudo causados ​​por:

  • Divorcio, separación u otros cambios en una situación familiar.
  • Enfermedad crónica
  • Sordera u otros retos físicos.
  • Dolor
  • Hospitalización
  • Discapacidades de aprendizaje u otros desafíos mentales

 

Un niño que necesita ayuda muestra los siguientes rasgos o comportamientos:

 

  • Pobre rendimiento académico
  • Mala relación con compañeros o hermanos
  • Mojar la cama (después del entrenamiento para dejar pañales)
  • Problemas de lectura
  • Inmadurez social
  • Dificultades de habla
  • Negativa a hablar
  • Preocupación excesiva, enfado, tristeza o ansiedad.
  • Fobias
  • Comportamiento agresivo o de actuación.

 

Primera Sesión  y más allá …

 

Durante la primera sesión, el terapeuta describe el proceso de tratamiento, la participación de los padres, la terminación del tratamiento y el coste. Se revisa confidencialmente por parte de los padres  antes de que pueda comenzar la terapia.

El terapeuta habla con los tutores, responsables o  padres para aprender más sobre el problema: cuánto tiempo ha estado presente, cómo han tratado de resolverlo y cómo afecta la vida del niño y a los miembros de la familia. Luego, el niño conoce al terapeuta, la sala de juegos y comienza el proceso terapéutico. Por lo general, un niño acudirá a terapia  de juego dos o tres veces por semana. La duración del tratamiento varía.

El nivel de funcionamiento del niño, durante la sesión y en el hogar, empeorará y mejorará a lo largo de la duración del tratamiento. Una vez que el niño ha superado su problema y ha alcanzado un estado de salud emocional y un nivel de funcionamiento apropiado para su edad y etapa de desarrollo, está listo para terminar con la terapia de juego.

 

Saber si un niño necesita ayuda profesional no siempre es fácil. Solicite orientación a su médico de cabecera o a un profesional de salud mental.

 

Completa la información aquí

Desarrollo Infantil

PlazaToy

Artículos relacionados  Terapia de Juego en el Hogar
Artículos relacionados  Terapia de Juego: Beneficios y Directrices
Artículos relacionados  Ludoterapia o terapia por el juego

Facebooktwittergoogle_pluspinterest

Plaza Toy Autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *