Errores en la crianza de niños con discapacidad y cómo evitarlos

| |

Como madres y padres, todos cometemos errores. Yo personalmente he cometido equivocaciones en la crianza de mis hijos. Pero en la línea de apoyo , yo misma  animo a los padres a darse un descanso, después de todo, ¡es imposible para cualquiera de nosotros  ser perfecto!

Nuestros hijos nos ponen a prueba en cada edad y etapa; que es parte de su trabajo como hijos. Empujar los límites con nosotros y ver hasta dónde se dibuja la línea.

A medida que crecen nuestros  hijos,  podemos llegar a sentirnos como en  una carrera de obstáculos para padres: justo cuando hemos descubierto una etapa y sus muchos desafíos, nuestros niños pasan a la siguiente.

Así que usted podría sentirse muy seguro en su papel como madre cuando su hijo tiene nueve años, pero luego todo vuelve a cambiar cuando se pasa a los once  y comienzan a actuar de formas nuevas e insospechadas.

 

 

1. Contar con un tipo de estilo de crianza para adaptarse a los niños con un diagnóstico específico.

 

Independientemente de la discapacidad, usted y su hijo  todavía tienen que encontrar la manera de llevarse bien en la sociedad.

Esto es absolutamente cierto, pero algunos padres consideran  que todos los niños pueden y deben responder a la misma clase de crianza .

La verdad es que, para los niños con TDAH o de otros diagnósticos, su estilo de crianza tendrá que cambiar un poco para ser eficaz.

Simplemente la creación de una estructura y usar las consecuencias de mantener a un niño con TDAH en la tarea, como si se tratara de un niño que no tiene este tipo de discapacidad, no suele funcionar, de hecho, se ha demostrado que los niños con TDAH responden mejor cuando se altera las recompensas y consecuencias del sistema.
Los niños con TDAH pueden saber cómo hacer las cosas, pero a veces simplemente no puede llevarlo a cabo. Tal vez empezar a trabajar en una tarea, pero no pueden terminarla porque su impulsividad o distracción que se aparta del camino. Si usted no entiende que como padre, entonces estás castigando a su hijo sin ser útil para él, y el comportamiento no va a cambiar. Es por eso que usted necesita aprender cómo entrenar a su hijo apropiadamente por decir cosas como:? Oye que está recibiendo fuera de pista. ¿Por qué no volver y terminar su tarea antes de comenzar en el próximo proyecto ?? También puede ser necesario aceptar el hecho de que antes de que sus medicamentos entran en juego, que van a tener un tiempo difícil conseguir listo para la escuela.

Así que, aunque el resultado final es que usted quiere que su hijo tenga una función  en la sociedad como un adulto algún día, eso no significa que el tratamiento de todos los niños, tenga que ser  de la misma manera. Los padres actuaremos de manera diferente de acuerdo a las necesidades o el diagnóstico de nuestros  hijos.

 

2. Personalización de la conducta de su hijo.

 

Es difícil no tomarlo como algo personal cuando su hijo se porta mal o dice algo que te hace daño . Creo que es importante aceptar que puede estar molesta de vez en cuando con sus hijos y que le hieren sus sentimientos.

Usted puede estar sorprendido y enfadada cuando su hijo se porta mal, y eso es natural del ser humano. Pero también tratar de reconocer cuando estás demasiado molesto. Recuérdese que cuando se siente de esta manera,  tiene que dar un poco más de tiempo antes de interactuar con su hijo; tratar de calmarse antes de llegar a su estrategia de  disciplina.

¿Cómo  saber que está personalizando las cosas?

 

1.- Se sentirá muy molesto.

2.- Va a decir o pensar cosas como:»¿Cómo pudo hacerme esto a mí? ¿Cómo se atreve a hablarme de esa manera? ! «Va a hacer lo que le digo y cuando se lo digo que lo haga.»

En estos momentos lo sugiero hacer  es reconocer que usted está tomando las cosas demasiado personalmente y luego tratar de desprenderse de la situación. Calmarse y dejar la habitación si es necesario.

En ocasiones he preguntando a los padres «¿Qué comportamientos están preocupados por su hijo?» El padre puede responder: «Mi hijo tiene falta de respeto.»

Pero para  empezar a abordar los problemas de comportamiento, tenemos que hablar en términos de «hacer» y no » de sensación».

Es mejor  trabajar, un comportamiento al que podemos hacer frente, en lugar de una emoción.

Como madre trato de establecer una estructura y objetivos reales que mis hijos pueden trabajar;  en lugar de dar una «conferencia» sobre cómo deben respetarme. Eso nunca va a llegar a ninguna parte.

 

3. La creencia de que, los castigos severos y a largo plazo van a funcionar.

 

Los castigos  a largo plazo por lo general se producen cuando los padres están personalizando el comportamiento de su hijo. Algunos padres piensan que si su hijo recibe una consecuencia muy grave o de larga duración,  nunca la olvidarán y la experiencia les hará que nunca  desobedezcan de nuevo.

Pero si su castigo es demasiado severo, su hijo no  siente  remordimiento, y probablemente  sentirá resentimiento hacia usted. En mi opinión, no debemos utilizar castigos para crear miedo, vergüenza, dolor físico, o resentimiento.

No  quites ocasiones especiales, cumpleaños o celebraciones de vacaciones, o cualquier cosa que el niño no pueda ganar de nuevo. Quitar un juego de vídeo durante una semana es muy diferente que cancelar una fiesta de cumpleaños. Lo que  queremos es que tengan la oportunidad de practicar h el comportamiento correcto.

Practicar significa aprender a tomar mejores decisiones. Así que estar encerrado durante tres semanas es casi siempre ineficaz. Su hijo necesita la oportunidad de practicar para hacerlo bien la próxima vez con el fin de mejorar los comportamientos.

 

4. En busca de una «consecuencia mágica».

 

Los padres muchas veces  nos  preguntamos , «¿Cuál es la mejor consecuencia de este comportamiento?» Queremos  una lista de consecuencias que podamos insertar  cuando nuestro hijo se porta mal, pero eso no funciona exactamente así.

El uso de una consecuencia que se relaciona con el comportamiento,  casi siempre es específica para cada caso. Por ejemplo, si su hijo no puede despertar y prepararse para ir a tiempo a  la escuela por la mañana, sería posible hacer que se vaya a la cama más temprano. Pero, experimentando esta consecuencia es realmente sólo una parte de la solución del problema de por qué su hijo no es capaz de ir a la escuela a tiempo. Así que con esa consecuencia, lo que también está enseñando a su hijo, «Estás demasiado cansado -> necesitas  más horas de sueño.» La resolución de problemas es la base de esta técnica, no buscar y dar consecuencias.

El otro problema con la búsqueda de una «consecuencia mágica» es que asume que la «consecuencia misma» cambiará el comportamiento. Pero cuando se quiere cambiar realmente  lo que está haciendo su hijo,  necesita todo un sistema de disciplina, la fijación de límites, entrenamiento, enseñanza y resolución de problemas.

Las consecuencias por sí solas no van a cambiar las conductas; si lo hicieran, todos tendríamos  un diagrama de consecuencias y recompensas, pero necesitamos más. No se pueden hacer cambios de comportamiento duradero sin necesidad de utilizar la resolución de problemas.

 

5. La mala interpretación del estado de desarrollo de su hijo.

 

Podemos entender mal la etapa de desarrollo de nuestros hijos, ya sean niños  o adolescentes. Lo que quiero decir con esto es que los padres a veces asumimos que nuestro hijo pequeño tiene una mayor comprensión acerca de la naturaleza humana y de cómo debe comportarse. Y si un niño tiene un vocabulario avanzado, es fácil asumir que su habilidad verbal indica que también es física y emocionalmente avanzada.

Pero  «Ellos no son adultos pequeños,  son  niños.» No se puede esperar que su hijo tenga el mismo tipo de empatía,  altruismo o la disciplina física y habilidades que los adultos o niños mayores. Ellos simplemente todavía no tienen esa capacidad.

Esto también se presenta con los adolescentes. Existe la expectativa de que los adolescentes deben sentir gratitud, ser muy empático, y estar orientado hacia el futuro. Así que los padres tratan de motivar a sus hijos dándoles conferencias sobre su futuro.

La verdad es que los adolescentes son muy egoístas en su enfoque; eso es parte de la etapa de desarrollo en la que están (en la adolescencia).

Es nuestro trabajo  enseñarles la empatía y la fijación de objetivos. No creo que haya ningún punto para enfadarse  con su hijo por algo que aun no pueden hacer .

PlazaToy

Facebooktwitterpinterest
Anterior

Hacer que sus hijos amen la lectura

Padres del hijo que tienes, no del que te gustaría tener…

Siguiente

Deja un comentario