Lo que jugar puede hacer en nuestros niños: beneficios para el desarrollo infantil

| | , , ,

Dicen que jugar es el trabajo de los niños, ¡y es verdad! El juego es la forma en que los niños aprenden sobre el mundo, sobre sí mismos y entre ellos. Es una parte tan importante del desarrollo saludable como comer verduras, leer libros juntos y dormir bien por la noche. Incluso las Naciones Unidas nombran al juego como  uno de los derechos básicos de todo niño .

No hay una forma correcta o incorrecta de jugar. Es cualquier cosa, desde meter una mano en el puré de papas hasta jugar con videojuegos o mirar por la ventana. Se ve diferente según el día y el niño:

A veces, los niños juegan con amigos y otras veces, solos.
A veces pueden hablar en voz alta y otras veces, guardar silencio en sus cabezas.
A veces, el juego es desordenado o arriesgado y otras veces, tranquilo y relajado.


Los niños no necesitan juguetes ni certificados de lujo para jugar. Necesitan tiempo, espacio y libertad para explorar las ideas que les interesan. No importa cómo se vea, cuando los niños juegan, aprenden.

¿Por qué es importante el juego para los niños?


Hay seis razones por las que el juego, tanto estructurado como no estructurado, es importante para el desarrollo infantil:

  1. El juego fomenta la imaginación y la creatividad
    Durante el juego, los niños ejercitan su imaginación. Crean juegos de fantasía o se pierden en mundos imaginarios. Los niños ponen en práctica diferentes soluciones mientras aumentan su confianza. Ellos crean sus propias reglas y aprenden a seguir o adaptar esas reglas según sea necesario. Estas son habilidades útiles para la vida y desarrollar relaciones con los demás.

El juego simbólico es la capacidad de imaginar un objeto como otro. Por ejemplo, un palito, un balde y piñas pueden convertirse en una cuchara para cocinar, una olla y deliciosos ingredientes. El juego simbólico es una parte importante del desarrollo saludable. Desarrolla las habilidades que los niños necesitan para el aprendizaje futuro y la resolución de problemas. También mejora la creatividad, lo que contribuye al éxito a lo largo de la vida de una persona.

  1. El juego fomenta el crecimiento cognitivo
    ¿Qué significa fomentar el crecimiento cognitivo? Significa que el juego es esencial para el desarrollo saludable del cerebro.

El juego no estructurado es el momento en que los niños dirigen su propio juego. No están sujetos a horarios o actividades dirigidas por adultos. El juego no estructurado ayuda a que el cerebro de un niño se desarrolle de manera positiva. Fortalece y aumenta las conexiones neuronales en el cerebro. Estos son los caminos, en el cerebro, que usamos para pensar.

El juego no estructurado también ayuda a construir y fortalecer la corteza prefrontal del cerebro. Esta área influye en la forma en que un niño aprende, resuelve problemas y adquiere conocimientos sobre su entorno.

  1. El juego brinda beneficios emocionales y de comportamiento
    Cuando los adultos nos sentimos abrumados, nos retiramos a actividades que nos tranquilizan. Vamos al gimnasio, cantamos karaoke con amigos, caminamos por el vecindario o jugamos un juego de mesa. Estas actividades son más que una distracción. Son una forma de devolver el juego a nuestras vidas y conectarnos con las cosas que nos ayudan.

Los niños son iguales, aunque necesitan mucho más tiempo para jugar. El juego diario frecuente puede ayudar a reducir la ansiedad, el estrés y la irritabilidad. También ayuda a aumentar la alegría y la autoestima.

Los adultos que observan a los niños mientras juegan pueden ayudarlos a comprender mejor las emociones al nombrarlas. Por ejemplo, “Parece que estás nervioso por ir a la escuela mañana”. Escuchar y hacer preguntas muestra a los niños que a los adultos les importa. Comunica que sus sentimientos y experiencias son importantes.

El juego es un excelente maestro. A través del juego, los niños aprenden a navegar por el mundo de una manera que pueden comprender y procesar. Exploran cómo trabajar en grupo, compartir, negociar, resolver conflictos y hablar por sí mismos.

  1. El juego mejora la alfabetización
    Los niños nacen conectados para aprender el lenguaje. Desde el nacimiento, desarrollan habilidades de lenguaje y lectoescritura a través del juego y las interacciones. Los bebés y los niños pequeños aprenden nuevas palabras cuando los adultos describen lo que ven, oyen y hacen. Las canciones y los poemas conectan las sílabas con los ritmos. Esto ayuda a desarrollar la capacidad de escuchar y aprender sobre los sonidos de las palabras.

A través del juego, los niños aprenden sobre la estructura de la comunicación. Pueden practicar la conversación de ida y vuelta, ¡incluso si no pueden hablar! Compartir historias en libros, oralmente o en juegos de fantasía, les ayuda a comprender quiénes son y cuál es su papel en la comunidad. Las historias también enseñan cómo funciona el lenguaje y cómo se estructuran las narrativas.

Los juguetes y los juegos también son útiles. Jugar con juguetes pequeños ayuda a desarrollar los músculos pequeños de las manos. Esto ayuda con la escritura. “Veo, veo” y los juegos de concentración desarrollan habilidades para observar y mantener la atención. Estas habilidades apoyan la comprensión lectora al ayudar a los niños a comprender y aplicar lo que están leyendo.

A medida que los niños va y progresan en la escuela, el juego sigue siendo importante. Las investigaciones muestran que los estudiantes prestan más atención a su trabajo después de una pausa de juego no estructurada. El juego aumenta la curiosidad y una mente curiosa está lista para aprender.

  1. El juego fomenta una mayor independencia
    Los niños a menudo tienen poco poder o voz sobre sus actividades diarias. Pasan gran parte de sus días diciéndoles qué hacer, cuándo hacerlo y adónde tienen que ir. En el mundo del juego, tienen la oportunidad de establecer las reglas y ser los que tienen poder. Pueden ser los líderes y los adultos pueden ser los que escuchen y sigan instrucciones.

El juego solitario (independiente) es tan importante como aprender a jugar con los demás. Ayuda a los niños a desarrollar un sentido de independencia más fuerte. Los niños que se sienten cómodos con el juego solitario también se sienten más capaces de abordar otras tareas por sí mismos y descubrir cómo encajan. El desarrollo de esas habilidades incluso contribuye a socializar en el futuro dentro de un grupo. Los niños que juegan solos pueden aprender las señales sociales al observar las interacciones grupales desde lejos.

El juego solitario permite a los niños experimentar con su propia creatividad e ideas. Cuando están solos e incluso aburridos, el cerebro de los niños acepta el desafío. Encuentran formas nuevas y emocionantes de estimularse a sí mismos. Como dijo Albert Einstein, «la monotonía y la soledad de una vida tranquila estimula la mente creativa».

  1. El juego promueve el desarrollo físico
    Ya sea que se den cuenta o no, los cuerpos de los niños están programados para estar activos. Los pequeños tienen una gran necesidad de juego físico , que es cualquier tipo de juego que los ponga en movimiento. Es parte de cómo aprenden a usar sus cuerpos y fortalece las conexiones en el cerebro. También es una excelente forma de ejercicio, que promueve niños sanos y en forma.

El juego activo y regular tiene efectos positivos y de gran alcance en la salud a lo largo de la vida del niño. Independientemente de las habilidades, intereses y oportunidades, el juego físico ayuda a:

  • agudizar los reflejos;
  • trabajar en el control de movimiento;
  • mejorar las habilidades motoras gruesas;
  • desarrollar un mayor equilibrio;
  • desarrollar músculos fuertes;
  • mejorar la densidad ósea;
  • aumentar la función cardiovascular;

¡Y todo mientras te diviertes!

El tiempo diario al aire libre también es clave. Apoya la salud mental de los niños y una mayor capacidad de autorregulación. No importa el clima, ponga a los niños en capas y ropa de exterior para que puedan disfrutar de su tiempo verde. Volverán al interior más felices y relajados.

Te puede interesar:

Facebooktwitterpinterest
Anterior

Porqué elegir camas Montessori para sus hijos

Ingeniosamente 9-10 años

Siguiente

Deja un comentario