cuento del bufalo

Cuando Búfalo trató de ser bello

  La hermosa mariposa se dirigía al jardín lleno de flores jugosas. Cantando melodiosamente, se sentó en la espalda de un búfalo  para descansar un poco. El búfalo, asombrado por su belleza, preguntó por qué la mariposa se ve tan hermosa y él es tan feo. Luego, la mariposa le respondió que su belleza es un regalo de la naturaleza y que cada criatura está destinada para un propósito u otro, por lo tanto, el búfalo no debe estar triste por su aspecto. Búfalo no estaba satisfecha con la respuesta y pensó que es el jugo dulce de flores coloridas lo que la hace lucir tan bonita. El búfalo que […]

dibujo de un rey

El sucesor al trono

Érase una vez un rey. Era un rey muy valiente y amable que reinaba para mejorar sus súbditos. Tuvo hijos gemelos, Marcos y Mauricio. Eran igualmente valientes e inteligentes. La vida fue muy pacífica, hasta que el rey comenzó a envejecer y el problema de su sucesor mantuvo su mente perpleja y preocupada. Como sus dos hijos eran de la misma edad e igualmente capaces de convertirse en su sucesor, no pudo decidir quién debería ser el próximo rey. Un día llamó al ministro y discutió su problema. Su ministro era sabio y un hombre de virtud. Pidió un día para reflexionar sobre el tema. A la mañana siguiente, el […]

El Zorro y el Águila

  El pacto se hizo entre el astuto zorro y el águila. Se decidió que el águila volará y rastreará las presas que duermen en su casa, mientras que el zorro vendrá y las matará. Las carnes serán compartidas igualmente entre los dos. Ahora y de esta manera, sería más fácil para ambos  tener una dieta saludable todos los días hasta que el zorro pensó…, yo necesito tener más participación, ya que soy yo  quien está haciendo más esfuerzos para matar a las presas. La próxima vez, cuando el águila rastreó a una presa, el zorro se negó a matar y le pidió al águila que primero le prometiera que […]

ilustración de mariposa

El Pequeño Milagro

En las aguas cristalinas de un lago, se veía el reflejo de un pequeño Gusanito, quien parado junto a un árbol lloraba y gemía sin parar. ¿Por qué soy tan feo?. Se preguntaba el Gusanito. Iba pasando por ahí una Arañita y sin querer, escucho lo que decía el Gusanito. ¡No estés triste, pequeño Gusanito! .Le dijo la Arañita. ¡Yo si que soy fea! Mis patas son muy largas y mi cabeza muy pequeña. Agregó y se fue. Pero el Gusanito no prestó atención a las palabras de la Arañita y siguió llorando. ¿Por qué soy tan feo?. Seguía preguntándose tras sus sollozos. Entonces, pasaba por ahí una Ranita, quien […]

barco velero

El Caleuche

No era un pueblo, no podía serlo, se trataba sólo de un pequeño número de casas agrupadas a la orilla del mar, como si quisieran protegerse del clima tormentoso, de la lluvia constante, de las acechanzas que pudieran venir de la tierra o del mar. En la pieza grande de la casa de don Pedro se habían reunido casi todos lo hombres del caserío. El tema de su charla era la próxima faena. Saldrían a pescar de anochecida y sería una tarea larga y de riesgo; pensaban llegar lejos, quizá hasta la isla Chulin, en busca de jurel, róbalo y corvina. Deseaban salir porque la pesca sería buena. Durante la […]

casa misteriosa

La Casita Misteriosa

Aquella preciosa casita, situada detrás de las siembras de maiz de mis abuelos, abría sus puertas cada mañana para dar la bienvenida a todos los soñadores que la quisieran visitar. Una tarde, tres amiguitos que jugaban por los alrededores de los maizales, se sentaron al lado del río para compartir sus sueños… Se llamaban Carlitos, Pedrito y Manuel. – Yo quiero saltar en paracaídas. Dijo Carlitos. – Yo quiero tener toneladas de caramelos para mi solo.Dijo Pedrito. – Yo no quiero ir a la escuela y quiero ser ya un hombre.Dijo Manuel. Los tres amiguitos observaron una hermosa ave blanca que voló frente a ellos. El ave los miró y […]

dibujo de luna y niños

La Luna que se apagaba

Una vez al mes Isabella dormía en el jardin de su casa, en la tienda de campaña que su papá usaba los fines de semana cuando iba de pesca. Para Isabella era una gran aventura organizar lo que para ella era su propia casita, con su cama, sus utensilios de cocina y sus muñecas. Siempre invitaba a Bianca, su mejor amiguita. Una noche, Isabella y Bianca,se sentaron en sus sillitas de campamento a dormir a sus bebés y a tomar el té con sus tazas de juguete. Era una noche despejada y la luna emitia mucha luz, tanta, que toda la tienda de campaña y la casa de Isabella estaban […]

camaleon y arcoiris

El arcoiris y el camaleón

Comienza así nuestra historia: Un camaleón orgulloso, que se burlaba de los demás por no cambiar de color como él. Pasaba el día diciendo: ¡Que bello soy!. ¡No hay ningún animal que vista tan señorial!. Todos admiraban sus colores, pero no su mal humor y su vanidad. Un día, paseaba por el campo, cuando de repente, comenzó a llover. La lluvia, dio paso al sol y éste a su vez al arco iris. El camaleón alzó la vista y se quedó sorprendido al verlo, pero envidioso dijo: ¡No es tan bello como yo!. ¿No sabes admirar la belleza del arco iris?: Dijo un pequeño pajarillo que estaba en la rama […]

dibujo de ratita

Cuento de Romelia

La rata Romelia de pena murió porque el gato negro se comió al ratón. Cuatro ratas viejas cargan con la caja donde va Romelia vestida de maja. La llevan en hombros hasta el cementerio para que la entierre el ratón Romelio. Todos los ratones lloran a Romelia porque la enterraron sin su par de medias, sin sus zapatillas de nácar brillante, sin su sombrerito ni su par de guantes. Y… como Romelia nunca trabajó se ganó ese traje con que se enterró. Todos los ratones cantan en la rueda: “Romelia, la maja… la maja Romelia se muere de pena… muere de pesar porque el gato negro la volvió a enviudar”. […]

ciempies bailarin

El Ciempiés bailarín

Jimmy el ciempiés, vivía cerca de un hormiguero. Su gran afición era bailar. Tenía unas patitas ágiles como las plumas. Le encantaba subirse encima del hormiguero y empezar a taconear. Jimmy cantaba: ¡Ya está aquí, el mejor, el más grande bailaor!. Era muy molesto oír tantos pies, retumbando y retumbando sobre el techo del hormiguero. Las hormigas asustadas salían para ver lo que ocurría. El ciempiés seguía cantando: ¡Ya está aquí, el mejor, el más grande bailaor!. ¡Otra vez Jimmy!. decía: la hormiga jefe. ¡No podemos trabajar, ni dormir!. ¡No puedes irte a otro sitio a bailar!. La hormiga jefe ordenó a su tropa de hormigas que llevaran a Jimmy […]

/* MOSTRAR DESCRIPCIÓN DE CATEGORÍA */