La Bella Durmiente – Cuentos de Grimm

| |

la bella durmiente- cuentos de grimmÉrase una vez un rey y una reina que no tenían hijos; y esto los hizo muy infelices. Pero un día, mientras la reina caminaba a la orilla del río, un pequeño pez levantó la cabeza del agua y dijo: “Tu deseo se hará realidad y pronto tendrás una hija”.

Lo que el pequeño pez había predicho pronto se cumplió; y la reina tuvo una niña que era tan hermosa que el rey no podía dejar de mirarla de alegría y decidió celebrar una gran fiesta. Entonces invitó no solo a sus parientes, amigos y vecinos, sino también a todas las hadas, para que fueran amables y buenas con su pequeña hija.

Había trece hadas en su reino, y solo tenía doce platos de oro para servirles la comida, por lo que se vio obligado a dejar a una de las hadas sin invitación. El resto llegó, y después de que la fiesta terminase, le dieron  sus mejores regalos a la princesita; una le dio virtud, otra belleza, otra riqueza, y así hasta que tuvo todo lo que era excelente en el mundo.

Cuando once de las hadas la habían bendecido, la decimotercera, que no había sido invitada, y estaba muy enfadada por eso, entró y decidió vengarse. Entonces  gritó: “La hija del rey en su decimoquinto año será herida por un huso y caerá muerta”. Entonces la duodécima, que aún no le había dado su regalo, se adelantó y dijo que debía cumplir el mal deseo, pero que podía suavizarlo y que la hija del rey no debía morir, sino quedarse dormida durante cien años.

Pero el rey esperaba salvar a su querida hija del mal que la amenazaba, y ordenó que todos los husos en el reino fueran comprados y destruidos. Mientras tanto, todos los regalos de las hadas se cumplieron; porque la princesa era tan hermosa, amable y sabia que todos los que la conocían la querían.

Entonces sucedió que el mismo día que tenía quince años, el rey y la reina no estaban en casa, y la dejaron sola en  palacio. Así que deambuló sola y miró todas las habitaciones, hasta que finalmente llegó a una vieja torre, en la que había una escalera estrecha que terminaba con una pequeña puerta. En la puerta había una llave dorada, y cuando la giró, la puerta se abrió de golpe y apareció una anciana que tejía muy ocupada.

La princesa dijo, “¿qué estás haciendo?”

cuento de la bella durmiente

“Tejiendo”, dijo la anciana, y asintió con la cabeza. “¡Que bella es esa pequeña cosa!” dijo la princesa, tomó el huso y comenzó a girarlo. Pero apenas la había tocado se pinchó  y cayó al suelo.

Sin embargo, no estaba muerta, sino que solo había caído en un sueño profundo. El rey y la reina, que acababan de llegar a casa, y toda su corte, también se durmieron , los caballos dormían en los establos,  los perros en el patio,  las palomas en la parte superior de la casa, y las moscas en los muros. Incluso el fuego en el hogar dejó de arder y se fue a dormir;  la carne que estaba asándose, y el cocinero. Entonces todo se detuvo y durmió profundamente en el reino.

Un alto seto de espinas creció alrededor del palacio, y cada año se hacía más alto y más grueso, hasta que finalmente todo el palacio fue rodeado y escondido, de modo que ni siquiera se podía ver el techo o las chimeneas.

Pero hubo un informe por toda la tierra de la bella durmiente, porque así se llamó a la hija del rey; de tal manera que de vez en cuando venían varios príncipes, e intentaban atravesar la espesura y llegar al palacio.

Esto nunca se pudo  hacer por parte de los intrépidos y valientes príncipes; porque las espinas y los arbustos eran demasiado gruesos.

Después de muchos, muchos años, llegó el hijo de otro rey a esa tierra, y un anciano le contó la historia del matorral de espinas y cómo había un hermoso palacio detrás de él, en el que había una princesa maravillosa, llamada Bella Durmiente, y que permanecía dormida con toda su corte. También le contó cómo había escuchado de su abuelo que muchos, muchos príncipes habían venido, y que intentaron romper el matorral, pero todos habían fallado.

Entonces el joven príncipe dijo: “Todo esto no me asusta; Iré a ver a Bella Durmiente. El viejo trató de disuadirlo, pero él persistió en ir.

Entonces  ese mismo día se cumplieron los cien años; y cuando el príncipe llegó al matorral no vio más que hermosos arbustos en flor, a través de los cuales pasó con facilidad, y se cerraron tras él tan firmes como siempre.

Luego llegó por fin al palacio, y allí, en el patio, yacían los perros dormidos, y los caballos en los establos, y en el tejado las palomas profundamente dormidas con las cabezas debajo de las alas; y cuando entró en el palacio, las moscas dormían en las paredes, y la cocinera en la cocina todavía sostenía su mano los enseres.

Luego continuó aún más…, y todo estaba tan quieto que podía escuchar su propia respiración; hasta que por fin llegó a la vieja torre, abrió la puerta de la pequeña habitación en la que se encontraba la Bella Durmiente, y allí estaba profundamente dormida, se veía tan hermosa que no podía quitarle los ojos de encima, se agachó y le dio un beso. Pero en el momento en que la besó, ella abrió los ojos, despertó, y le sonrió.

Entonces salieron juntos…, y después el rey y la reina también se despertaron, y toda la corte. Se miraban con gran asombro.

Los caballos se levantaron y se sacudieron,  los perros ladraron; las palomas sacaron sus cabezas de debajo de sus alas, miraron a su alrededor y volaron al campo; las moscas en las paredes zumbaron. El fuego de la cocina se encendió y la carne asada volvió a girar;  el cocinero  y la criada siguieron con sus quehaceres.

Y  se celebró la boda del Príncipe y Bella Durmiente, que vivieron felices juntos toda su vida.

Facebooktwitterpinterest
Anterior

Las Tres Plumas – Cuentos de Grimm

La Cenicienta – Cuentos de Grimm

Siguiente

Deja un comentario