El Rey Midas

| |

En un país lejano, había un rey llamado Midas. Tenía mucho oro. Mucho más de lo que necesitaba. También tenía una hermosa hija. Midas amaba mucho su oro, pero también quería  a su hija más que a sus riquezas.

Un día, un sátiro llamado Silenus se emborrachó y se desmayó en el jardín de rosas de Midas. Creyendo que los sátiros siempre traen buena suerte, Midas deja que Silenus descanse en su palacio hasta que estuviese sobrio, en contra de los deseos de su esposa e hija. Silenus era amigo de Dioniso, el dios del vino y la celebración. Al enterarse de la bondad de Midas hacia su amigo, Dioniso decide recompensar al monarca.

cuento del rey midas

Cuando se le pide que desee algo, Midas dice “Deseo que todo lo que toque se convierta en oro”. Aunque Dioniso sabía que no era una gran idea, le concedió a Midas su deseo.

cuento corto del rey midas

Feliz de que se le concediera su deseo, Midas tocó cosas al azar en el jardín y su palacio y las convirtió en oro. Tocó una manzana y se convirtió en una brillante manzana dorada. Sus súbditos estaban asombrados pero felices de ver tanto oro en el palacio.cuento del rey midas

En su felicidad, Midas fue y abrazó a su hija, y antes de darse cuenta, ¡la convirtió en una estatua de oro sin vida! Horrorizado, Midas volvió corriendo al jardín y llamó a Dioniso. Le rogó al dios que le quitara su poder y salvara a su hija. Dioniso le da a Midas una solución para cambiar todo a como estaba antes del deseo. Midas aprendió su lección y vivió el resto de su vida contento con lo que tenía.

Moral
No te vuelvas codicioso. Sé feliz y contento con lo que tienes.

Facebooktwitterpinterest
Anterior

Jugar libremente en la naturaleza puede ser realmente bueno para los niños

La Cebra y su bebé

Siguiente

Deja un comentario