Bullying: ¿Quiénes son los jugadores?

| |

Desde preescolar, el tipo de agresión que construye un equilibrio de poder entre los niños llamado «bullying» se ha convertido en una prioridad de las más importantes para los educadores, la policía, la salud y los servicios familiares.

Los incidentes de intimidación consumen una gran cantidad de tiempo y energía del personal porque rara vez son incidentes aislados. Incluso he oído hablar de casos en algunas escuelas donde la relación entre el agresor y la víctima ha durado más de dos años; estos casos requieren una intervención sostenida de la policía, los padres, el personal y los niños directamente afectados.

La investigaciones  realizadas, confirman que el escenario de acoso escolar tiene cuatro actores principales:
  • El acosador (10% -12% de los niños): niños o niñas, algunos de los cuales solo prueban el concepto de poder, mientras que otros imitan comportamientos vistos en medios o escuchados en el hogar. Dentro de este grupo, hay un pequeño número de acosadores patológicos, es decir, niños con problemas emocionales graves y profundamente arraigados; a estos últimos a menudo les resulta difícil discernir entre el bien y el mal, y no tienen remordimientos por sus acciones;
  • El cómplice (un subgrupo de acosadores): los acosadores a veces tienen seguidores, otros niños que apoyan al líder acosado; a menudo buscan compartir su notoriedad o adquirir un sentido de protección estando del lado del líder de la banda.
  • La víctima (10% -15% de los niños): el denominador común que une a estos niños es que tienen una característica que los coloca a cierta distancia de los demás, ya sea que tengan sobrepeso o son pobres, tienen discapacidades de aprendizaje o son inteligentes, de hogares pobres o de familias muy ricas, o son diferentes debido a sus características físicas, raza u otras características;
  • Observador (75% de los niños): niños que no están directamente involucrados en la intimidación y aquellos que eligen no intervenir.

Los niños de 5 a 10 años que forman parte del grupo de observadores forman parte de uno de los principales grupos y el más amplio. Aunque a muchos de estos niños les molesta la intimidación que experimentan sus amigos, no saben cómo ayudarlos. El objetivo  es concienciar a estos niños de los diferentes actores en el escenario de acoso escolar y animarlos a denunciar cualquier práctica en este sentido. Los padres, educadores y otros profesionales debemos unirnos  para hacer del acoso escolar un tema de discusión tanto en la escuela como en el hogar.

 

¿Qué es el comportamiento de intimidación?

Anteriormente en este artículo,  identificamos los «jugadores» en las escenas de acoso y agresividad:

  • Acosadores (10-12% de los niños) y sus cómplices;
  • Las víctimas (10-15% de los niños);
  • Observadores (la mayoría de los niños, hasta el 75% de los niños en el mismo grupo);
  • Partes interesadas (un pequeño porcentaje del grupo de observadores que están activos para detener los incidentes de acoso escolar o combatir a los acosadores).

Ahora intentaremos  analizar de cerca los diferentes comportamientos de acoso escolar que muestran los niños en los patios de recreo, centros comerciales, pasillos escolares y áreas recreativas escolares, y dentro de la propia comunidad.

La intimidación y la agresión se pueden clasificar en cinco categorías amplias, aunque cada incidente de intimidación puede implicar uno o más de estos comportamientos:

  • Agresión física (empujones, puñetazos, patadas): este tipo de acoso escolar provoca lesiones físicas y es más frecuente en los niños.
  • Agresión verbal (desprecio, insultos, humillación): aunque estas tácticas de intimidación son  ejercidas más  por las niñas. Aunque  las manifiestan tanto los niños como las niñas. Este tipo de intimidación a menudo puede continuar en la edad adulta.
  • Daños a la propiedad (destrucción o daño a la propiedad de otras personas): muchos niños acosadores ​​rompen, roban o dañan la ropa, las mochilas y otros bienes personales de sus víctimas con el propósito para asustarlos o intimidarlos.
  • Exclusión (aislamiento social donde un niño es sistemáticamente y deliberadamente excluido de una actividad o grupo social) – A  medida que los niños desarrollan sus habilidades sociales, este tipo de acoso escolar se vuelve muy cruel; los niños que son acosados ​​muchas veces son invitados a unirse a un grupo social con el único propósito de ser humillados y luego rechazados por el grupo.
  • Extorsión (extorsión de dinero o robo de propiedad personal mediante amenazas, a menudo acompañada por una promesa de «protección»).

 

Cuando el acoso escolar se clasifica en categorías específicas, puede vincularse fácilmente a delitos, todos los cuales están definidos en el Código Penal y para los cuales se presentan cargos. Se puede usar, no solo contra adultos, sino también contra niños. Cuando a los niños se les dice que la intimidación es una ofensa bajo la ley, muchos de ellos se sorprenden. Nunca se les ocurrió que sus actividades pudieran considerarse ilegales.

 

 

 

 

 

Por favor si te ha gustado esta información, ayúdanos a que llegue a la mayor cantidad de personas. Sólo con hacer “click” en los botones de abajo y compartirlo en tus redes sociales.

¡ Gracias por tu ayuda !

Facebooktwitterpinterest
Anterior

Seguridad en juegos y actividades acuáticas

El labrador y los perros

Siguiente

Deja un comentario