Llanto de los bebés . Algunas ideas a conocer

| |

bebe llorando

 

BEBÉS LLORANDO…

Los bebés nacen con la capacidad de llorar. El llanto es su principal forma de comunicarse.

Alrededor de 1 de cada 10 bebés llora mucho: “mucho” significa más de tres horas al día. Los bebés menores de 12 meses tienden a llorar más al final de la tarde y al anochecer. Esto puede ser muy estresante para los padres, especialmente si está ocupada haciendo cosas como preparar la cena o bañar a los niños mayores.

Esta etapa de llanto intenso pasará, probablemente antes de lo que piensas.

 

¿POR QUÉ LLORAN LOS BEBÉS?

Si tienes un bebé que llora en tus manos, es probable que esté tratando de decirte que necesita algo. Aquí, hemos identificado 11 de las razones más comunes por las que los bebés lloran.

 

1. Sueño

Como padre o madre agotada al final del día, es posible que pueda conciliar el sueño en el momento en que “cae en el colchón”, pero no es necesariamente lo mismo con los bebés. Dormir es una habilidad aprendida, como cualquier otra cosa.  Para ayudar a reducir el llanto del bebé por la noche y tranquilizarlo para que duerma, es probable que haya un pequeño ensayo y error para ver qué calma a tu bebé . Los pañales, para empezar, puede hacer que su pequeño se sienta acogedor y cómodo. Algunos bebés también responden bien al movimiento de balanceo, o el sonido de una canción de cuna.

Si el bebé llora por la noche y se despierta con frecuencia, puede ser tentador reducir el sueño durante el día, ya que podemos  pensar que dormir menos por la tarde ayudará a que el bebé duerma mejor por la noche, pero no es así. Cuando el bebé se cansa, su cuerpo producirá hormonas que le darán un segundo impulso, lo que hará que sea más difícil quedarse dormido.

Se debe permitir que los bebés con sueño duerman

2. Dentición

El bebé puede comenzar la dentición a los 4 meses de edad, y cuando el dolor comienza , un aumento en el llanto del pequeño está prácticamente garantizado. Otros signos de dentición son babear excesivamente y llevarse a la boca  cualquier cosa a su alcance. Un chupete puede ayudar a calmar al bebé. Un masaje de encías o  masticar mordedores congelados o refrigerados  también puede darle un poco de alivio a su bebé. (En este enlace tienes más información sobre denticion bebes)

3. Pañal

Algunos bebés pueden sentarse en un pañal mojado o sucio durante horas . Otros se vuelven locos si se sienten incómodos al segundo. Abrir el pañal y hacer una revisión rápida o realizar una “prueba de olfato”. También puedes optar por una marca de pañales que viene con un indicador de humedad, como  , que cambia de color cuando el pañal está mojado. De esa manera, no tiene que desvestir a su hijo cada vez que necesite investigar si ese llanto de su bebé se debe a la incomodidad del pañal.

4.- Hambre

Todos tenemos un poco de mal humor cuando se tiene hambre, especialmente los bebés: pueden pasar de cero a gritar y llorar. Es posible que reconozca el llanto “alimentarme” como rítmico y repetitivo y (generalmente) corto y grave.

Para evitar que el bebé llore de hambre, busque señales tempranas de que está listo para comer: chuparse los labios, chuparse las manos o  girar la cabeza para buscar el pecho o el biberón.

5. Necesidad de atención

Todos sabemos que los bebés no operan exactamente con la mentalidad de “configurarlo y nos olvidamos hasta la próxima toma o hasta el siguiente cambio de pañal”. Usted puede (¡y debe!) Hacer que el bebé pase un tiempo tranquilo en una alfombra de juego o en un columpio o hamaca seguro para el pequeño. Pero su hijo estará más feliz y más tranquilo cuando esté con usted. Los bebés a veces lloran por la soledad porque no los sostienen o mecen constantemente. Necesitan estas cosas a medida que atraviesan este período de rápido desarrollo. Los bebés pequeños deben ser atendidos con empatía y prontitud para que sus sistemas aprendan a estar tranquilos en lugar de agitados o irritados.

6. Necesidad de eructar

Si nota que el bebé llora justo después de su toma, es una señal clásica de que necesita eructar. Pero hay otras ocasiones en que puede ser necesario un buen eructo. Todo el mundo recuerda eructar al bebé después de la alimentación, pero es posible que muchos bebés necesiten eructar después de succionar un chupe, tener hipo o llorar. Todas estas actividades pueden provocar la ingestión de aire. Por lo tanto, cuando tienes un bebé que inexplicablemente está  llorando, no hace daño darle una palmadita en la espalda. (Existen varias técnicas para hacer eructar a un bebé).

7. Cólico

El cólico se puede definir como una afección en la que un bebé sano llora más de tres horas al día, más de tres días a la semana, durante más de tres semanas seguidas. Los bebés con cólico lloran en exceso, son más difíciles de consolar y interrumpen el sueño, lo que genera mucho estrés para usted y su pareja.

8. Problemas estomacales

¿Tu bebé que llora también se retuerce, arquea la espalda o bombea las piernas? Estos son signos reveladores de gases en los bebés (visita los enlaces al final del artículo).

9. Sobreestimulación

Todos tenemos sobrecarga sensorial de vez en cuando. Para el bebé, puede ser después de  una fiesta familiar. Recuerde: su pequeño todavía se está acostumbrando a toda esa “conmoción”. Una buena idea  puede ser llevar al bebé que llora a su habitación y relajarlo cuando parece que esté  demasiado estimulado. Salir a caminar y tomar un poco de aire fresco en un entorno tranquilo y familiar también puede ayudar. Pero no te compliques  tratando de mantener a tu bebé  alejado de las actividades sensoriales.

La estimulación es algo bueno. La mejor forma para el bebé es la estimulación individual con un ser querido

10. Malestar general y enfermedad

Un bebé preverbal solo tiene una manera de hacerle saber que se siente incómodo y eso es, llorar. Si su hijo  no está contento después de tomar una siesta, ser alimentado, eructado y cambiado, una idea puede ser: desvestir al bebé e inspeccionar si hay marcas rojeces  u otras cosas pequeñas que podrían estar mal. Incluso un zapato demasiado apretado puede causar un llanto, así que usa tus mejores habilidades de detección. A nadie le gusta estar enfermo , incluidos los bebés. Si su pequeño se siente enfermo, es probable que  llore con más frecuencia de lo habitual. La mayoría de los padres saben cómo suena el llanto habitual del bebé, por lo que si el bebé no deja de llorar o si llora más fuerte y más de lo normal, podría ser un signo de enfermedad. Busque también otros síntomas, como fiebre, vómitos, falta de aumento de peso, si el bebé no está alerta o si el bebé es imposible de consolar  comuníquelo a su pediatra.

 

Lidiando con un bebé que llora

Ya sabes que no hay dos bebés iguales, pero esta realidad aún puede dura para padres con bebés llorones sobre todo  cuando escuchas a otros hablar sobre lo fáciles que son sus bebés o cómo su recién nacido duerme tranquilamente durante la noche. Intente evitar comparaciones y expectativas específicas.

Para situaciones estresantes, cuando su bebé no deja de llorar o no le responde, y cuando se siente frustrado, cansado y enojado, debe desarrollar algunas estrategias para cuidarse. Cuando esté tranquilo y centrado, podrá descubrir mejor qué sucede con su hijo y calmar sus llantos.

No tienes que ser perfecto. La crianza de los hijos no se trata de la perfección. Sería imposible estar completamente presente y atento a un bebé, especialmente a un bebé que llora, las 24 horas del día. Los expertos estiman que satisfacer las necesidades de su bebé al menos un tercio del tiempo es suficiente para mantener un vínculo saludable y un apego seguro. Y trate de relajarse y disfrutar los momentos en que su bebé no  llora.

Recuerda que el tiempo está de tu lado. Para la mayoría de los bebés, el llanto alcanza su punto máximo a las seis semanas y luego se calma gradualmente. ¡Se acabó el llanto ! Es posible que tenga que trabajar un poco más en este momento y ser muy paciente, pero las cosas  mejorarán .

Reconoce tus límites. Preste atención a las señales de advertencia internas cuando se sienta abrumado. Cuanto antes detecte sus límites personales, más fácil será planificar con anticipación: para obtener ayuda adicional, un descanso, una excursión al aire libre o una charla rápida de un amigo o ser querido. Estos pequeños pasos para prepararse  ayudarán a tener el mejor estado de ánimo para cuidar a su bebé.

Busca apoyo. Si puede, solicite ayuda durante los momentos más difíciles del día. Diga sí cuando la gente se ofrezca a ayudar con las tareas domésticas, las comidas o el cuidado de niños. Busque un grupo de mamás para hablar . Saber que tiene ayuda en el camino puede marcar una gran diferencia.

 

.

Cómo controlar el llanto de su bebé

El primer paso es verificar si su bebé está hambriento, cansado o incómodo . Con el tiempo, conocerá el llanto de su bebé y qué significan los diferentes llantos.

Aquí tiene otras estrategias útiles:

  • Ponga a su bebé en su cochecito o un arnés y salga a caminar. Incluso podría conducir, ¡siempre y cuando no esté demasiado cansado! Incluso si su bebé no deja de llorar, a veces es más fácil sobrellevarlo cuando está en movimiento.
  • Pídale ayuda a su pareja, a un amigo o pariente en los momentos del día en que su bebé llora más.
  • Si se siente abrumado, coloque a su bebé en un lugar seguro y tómese  un descanso de cinco minutos . Dejar que su bebé llore por unos minutos no le hará daño, y sin embargo puede ayudarlo a tener las cosas bajo control.
  • Siempre está bien pedir ayuda.

A dónde acudir para pedir ayuda

Si su bebé llora o está molesto con frecuencia, o no responde, debe buscar ayuda de su pediatra para ayudarlo a determinar si hay un problema y qué hacer al respecto.

Clases de habilidades para padres. El entrenamiento y la educación para padres y cuidadores pueden desarrollar las habilidades de crianza necesarias y ofrecer apoyo y asesoramiento.

Grupos de apoyo. Los grupos de apoyo ofrecen un ambiente seguro para compartir experiencias, consejos, aliento y estrategias  para los padres de bebés que no dejan de llorar.


Enlaces de interés…

Lenguaje del bebé

Mount Sinai

www.healthychildren.org/spanish/

——————————————————————————————————————————————-
Facebooktwitterpinterest
Anterior

La estimulación temprana en niños

EL LOBO Y LAS OVEJAS

Siguiente

Deja un comentario