Liderazgo ético: La importancia de la ética en el liderazgo

| |

La práctica ética requiere un comportamiento que surge de la comprensión de hacer lo correcto. Sin embargo, definir lo que es correcto a veces puede resultar más difícil de lo previsto. Los puntos de vista y creencias de diferentes personas, culturas y religiones deben tenerse en cuenta. Para superar los problemas, la comprensión del comportamiento y los principios socialmente aceptables fomentará el desarrollo de un código ético fuerte y un buen liderazgo.

El liderazgo ético es mucho más que comprender los valores correctos o tener un carácter fuerte que lidere con el ejemplo. Un líder ético no solo tiene altos valores y la determinación de tener éxito, sino que también comprende la importancia de construir un marco sólido que permita a otros seguir los ejemplos establecidos para que todos se beneficien. El liderazgo ético se trata de luchar por el mismo objetivo y encarnar el mismo propósito, valores y visión.

Un líder ético trabaja para crear una conversación abierta y una práctica de trabajo que fomente el intercambio de ideas, conocimientos y visión para que se compartan los beneficios del aprendizaje. El líder también debe obligar a otros a seguir el ejemplo que él / ella establece según los estándares que se reflejan en la forma en que viven, influyen e inspiran.

 

¿Qué es el liderazgo ético?

 

Liderar éticamente requiere tomar decisiones de manera ética. Esto significa ser consciente de la forma en que un líder interactúa con las personas todos los días, reconociendo su actitud hacia ellas y sus problemas, y dirigiendo de esta forma una iniciativa u organización, con un estilo particular. También se requiere tener una comprensión clara de la importancia de las declaraciones y acciones.

Un buen líder ético es «ético todo el tiempo». El carácter y la capacidad de toma de decisiones del líder no deben cuestionarse en ningún momento, por lo que es importante que se establezcan valores y principios sólidos. Por lo tanto, la práctica ética debe formar parte integral del marco que utiliza un  para relacionarse con todos y con cada situación.

 

Las características de los líderes éticos

 

Un líder ético es alguien que encarna el propósito y los valores de la empresa, organización o equipo para el que trabaja o dirige. Este líder se ve impulsado a desempeñarse lo mejor que puede y obliga a otros a hacer lo mismo. Mantener una ética fuerte en una capacidad profesional y personal marca a un líder ético como alguien que se destaca de la multitud. Ser un líder ético requiere la capacidad de ser abierto, honesto y directo en todas las situaciones y con todo tipo de personas.

La comprensión de la integridad es fundamental para el papel del líder ético. Dentro de una empresa u organización, solo puede liderar e influir en otros si es capaz de mantener una energía constante que permanezca moralmente enfocada, determinada y directa.

 

Componentes importantes del liderazgo ético

 

Dejar de lado el ego y los intereses personales es una parte clave de liderar desde una perspectiva ética. Los desafíos a las ideas y opiniones personales también deben abordarse y aceptarse para que la práctica ética funcione con éxito.

Aceptar la responsabilidad de las acciones y decisiones, y ser responsable, es un requisito ético importante. Ejercer un buen liderazgo, en beneficio de los demás, y comprender la importancia de seguir un código moral  también ayudará a garantizar que un líder mantenga un alto nivel de apoyo y servicio.

 

Enfoque ético

 

El liderazgo de cualquier tipo generalmente es impulsado por un individuo que  a su vez ha de  desempeñarse lo mejor que pueda y que está decidido a superar cualquier desafío y obstáculo en el camino hacia el éxito. Por lo tanto, poder superar el ego personal requiere la capacidad de comprender las fortalezas y debilidades personales y dejar de lado una ambición individual para que todo el enfoque se ponga en el crecimiento del éxito en su conjunto, para una empresa, equipo u organización. Un líder ético abandona el éxito personal para poder conducir e inspirar a otros a lograr una visión, un sueño y una meta compartidos. Un líder que tiene altos valores morales lidera identificando palancas como un incentivo compartido que motiva a todos a trabajar juntos y al desarrollo de la lealtad. De esta manera, el líder gana su éxito a través del éxito del equipo, y no simplemente siguiendo su propio ego.

 

La creación de valor

 

Para ser un líder exitoso, una persona debe aportar valor al equipo, grupo o empresa a la que se les pide que dirijan . Para hacer esto con éxito, un líder ético debe establecer una comunicación abierta donde los fundamentos del valor se discutan y exploren rutinariamente. Los líderes también deben asumir la responsabilidad y la rendición de cuentas con respecto a aportar valor al rol y comprender las alternativas. Tener un fuerte compromiso para crear un flujo de comunicación, negocios y conocimiento le permite al líder empoderar mientras crea lealtad y productividad.

Conocer los límites de los valores también es importante. Todos los valores tienen limitaciones en la forma en que funcionan dentro de un contexto o situación particular. Un líder ético debe tener conocimiento de los principios y valores de las personas y estar abierto a aprender sobre las opiniones de los demás.

 

¿Por qué dirigir éticamente?

 

Los líderes son modelos a seguir, por lo que es importante liderar con un ejemplo positivo. Si desea alentar a las personas o una organización a trabajar de manera ética, es esencial liderar de manera ética. Trabajar con un sistema ético fomenta la creación de confianza e inspira a otros a seguir el ejemplo establecido.

El liderazgo ético también genera respeto y credibilidad, y puede conducir a la colaboración con otras personas y organizaciones con mentalidad ética. Liderar desde un punto de vista ético también proporcionará a un individuo u organización una integridad incuestionable y da la oportunidad de liderar desde un terreno moral.

 

Cómo convertirse en un líder ético

 

Los líderes éticos dirigen e influyen desde un lugar profundo de comprensión de principios, valores y la necesidad de una aceptación clara del papel que desempeñan para permitir que otros crezcan en su conocimiento personal, autoestima y carrera profesional. Para convertirse en este tipo de líder, un individuo debe estar dispuesto a examinar honestamente sus creencias, pensamientos y objetivos. Una vez que es capaz de comprender las fortalezas, debilidades, comportamientos y limitaciones personales, un líder puede comprometerse a ayudar voluntariamente a otros al hablar de la responsabilidad de la forma en que sus propias acciones afectan a otras personas. Esto se llama Principio de Responsabilidad.

El liderazgo ético requiere que explore sus valores y principios más importantes, lo que otros dirían que son sus valores, cómo lo que hace en el trabajo y en el hogar se refleja en sus valores y también en lo que le gustaría lograr dentro del rol de liderazgo. Si un individuo es capaz y está dispuesto a admitir la responsabilidad de sí mismo, en todas las situaciones de la vida, puede comprender la importancia de la verdad y el papel que esto juega en inspirar a otros a seguir este ejemplo.

 

Consideraciones de liderazgo ético

 

Dentro de una organización, todos los individuos deberían ser alentados a trabajar de manera ética, independientemente de sus habilidades y capacidad de liderazgo. Esto significa que un líder ético debe estar abierto al cuestionamiento de una decisión, acción o proceso. Los individuos también deben ser alentados a explorar su pensamiento, por un líder que sea capaz y esté dispuesto a guiar a sus colegas y proporcionarles un modelo positivo a seguir.

 

El pensamiento ético debe ser más que una consideración, al tomar una decisión y planificar una acción. Porque piensa éticamente, no significa que trabaje éticamente a menos que sus acciones puedan demostrarlo. Conectar el pensamiento ético con la acción ética es, por lo tanto, esencial.

 

Referencias:

www.asaecenter.org/

www.hubspot.com/

https://www.palermo.edu/

http://elufv.com/

 

 


 

Más contenido relacionado…

Facebooktwitterpinterest
Anterior

Controlar los tiempos de pantalla de nuestros niños

El zorro y los faisanes

Siguiente

Deja un comentario