Las discusiones de niños: Si se gestionan bien son una oportunidad de crecimiento.

By

Última actualización: mayo 21st, 2019 - 09:22 pm

discusiones de niños

Las discusiones de niños: Si se gestiona bien son una oportunidad de crecimiento.

¡Discutir es un comportamiento normal! Los niños por naturaleza son de ¡oposición!, a menudo entran en conflicto con compañeros, adultos o hermanos. Para hacer de la lucha o discusión  una experiencia para las oportunidades de crecimiento, depende principalmente de la actitud de los padres / adultos.
Vamos a empezar con una premisa básica: “El bebé y niño perfecto no existe” y nuestro hijo ideal a menudo no corresponde a nuestro hijo real. Esto es bueno, sobre todo si el deseo es poder tener un hijo siempre tranquilo, obediente, sonriente, amable, etc …  Los niños pueden discutir argumentando:  la posesión de un juego, para conseguir la atención del adulto, para dominar la situación, por aburrimiento, frustración, celos, etc … Hoy en día,  un niño que discute, pelea y/o hace una oposición desobediente, tendemos a señalar con el dedo a los padres, por considerarlos inadecuados en su competencia de  padres. El riesgo es socavar todo el contexto de la familia.  Si el comportamiento del niño se ve sólo de una manera negativa, es probable que le impedirá la formación de enseñanzas para su crecimiento y para sus competencias. En general, en todo tipo de convivencia hay una cierta cantidad de conflicto, y cada uno lo vivimos de acuerdo a su propia experiencia en  momentos de tensión y conflicto. El argumento siempre ha sido visto como un problema que debe abordarse, limitar, y condenar. A los niños no se les permite argumentar y ante los primeros signos de un conflicto, el “adulto-juez” identifica inmediatamente al culpable y regañarlo, ya que no se considera probable que sea capaz de mantenerse en paz con los demás y respetar las normas de convivencia. La intervención de los adultos (crítico) es evitar toda forma de interferencia, oposición y contraste. Lo importante es ser capaz de ayudar a los niños a manejar adecuadamente sus conflictos. El adulto no debe centrarse en cómo resolver la situación.  Los niños tienen derecho a discutir y  permitirle hacer de este tipo de experiencia algo beneficioso;  para reconocer la diferencia entre la violencia y la necesidad legítima de expresar sus puntos de vista. Si los niños aprenden a gestionar mejor sus “peleas”,  serán capaces de hacer frente de forma constructiva sus posibles problemas relacionales. Una pelea sana, ayuda a los niños a reconocerse a sí mismos y otros, para descubrir sus límites, para administrar sus fuerzas y para evaluar a otros niños o personas. Aprenden a reconocer sus propios defectos y entienden que se pueden cometer errores y reconocer que de un error se puede aprender mucho. Los padres solemos  ponernos en alerta, por lo general, en la manifestación de actos físicos que caracterizan a los conflictos de los niños. Pero el uso de la fuerza física, sólo sirve para compensar las dificultades (debido a la edad) en el verbalizar y expresar sus emociones y razones sobre lo que está sucediendo. Si tenemos la paciencia para ver las peleas entre los niños, es posible que observe escenas que son rápidas y casi siempre los contendientes se reconcilian en un corto tiempo. Los niños no tienen rencores o sentimientos de venganza. Siempre debemos tener en cuenta que los niños tienen una habilidad innata para hacer la paz. Los adultos deben aprender a manejar las disputas de los niños, de modo que sean ocasiones de entrenamiento y crecimiento.

Para ello :

1. No busque a los culpables; es bueno para tratar de volver a la situación de los niños, poniendo todos los contendientes a expresar sus opiniones y ser capaz de explicar lo que pasó y por qué.

2. Asegurarse de que cada niño pueda explicar los hechos en una escucha tranquila y atenta a todos los involucrados. Deje que los niños  expresen claramente sus pensamientos y motivaciones. Esta actitud conduce a cambiar el tamaño de la percepción del problema y  alentarlos a llegar a un acuerdo y un equilibrio de forma independiente.

3. Apoye a los niños para que encuentren “su manera” de recuperar la conexión afectada por la disputa. Se necesita tiempo para reconstruir la relación. Ofrecerles momentos de comunidad en la que los conflictos puedan ser experimentados y discutidos, en los que se busca un modo de grupo y de  reconciliación. Esto le permite renovar su relación comprometida y adquirir habilidades de mediación y negociación.

 

En este juego de plazatoy.com tienes ejemplos para tratar los conflictos y discusiones de niños.

discusiones entre niños

Resolver los conflictos entre hermanos es un “problemilla”  que todas las madres nos encontramos en el hogar , con este recurso Ludoterapia D-Conflix tenemos una ayuda estupenda para los momentos de nerviosismo que surgen en las disputas familiares.

Ludoterapia D-Conflix se trata de un set que ayuda  a los padres a gestionar los conflictos y pequeñas riñas que surgen  entre hermanos.

Las disputas  entre hermanos y hermanas son típicas  y muy normales en todas las familias y casi siempre están motivadas por la pequeñas  envidias,  celos no justificados , la rivalidad en el hogar y el hecho de negarse a compartir juguetes o materiales que en teoría han de ser de todos.(Esto en mi pueblo es lo que llamamos “pelusilla”  entre hermanos).

Los niños con estas discrepancias intentan en ese momento atraer la atención de los padres para que estos den  la razón a uno en lugar  del otro.

Intervenir muchas veces no es lo mas recomendable 

En definitiva o  más bien necesario  sería fomentar que  los niños expresen y digan  los motivos de su enfado y desacuerdo  el uno con el otro u otros  antes de que se llegue a  las primeras muestras de violencia física.

compralo

Facebooktwitterpinterest

DEJA UN COMENTARIO

Your email address will not be published.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Últimos post

Hot News